SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número2Apoyo ciudadano a políticas para el control del tabaco en Paraguay índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista de salud publica del Paraguay

versión On-line ISSN 2307-3349

Rev. salud publica Parag. vol.11 no.2 Asunción dic. 2021

https://doi.org/10.18004/rspp.2021.diciembre.7 

EDITORIAL

Rol de la Bioética en tiempos de Pandemia

Role of Bioethics in times of Pandemic

Imelda Martínez Núñez1 

1Comisión Nacional de Bioética del Paraguay, Asunción, Paraguay


Todo el Planeta, es decir, nosotros y “nuestra hermana madre tierra” (1, está viviendo un acontecimiento único en la historia de la Humanidad: la pandemia del SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID-19; al comienzo, en un campo de incertidumbre científica, de desconfianza generalizada que ocasionaba miedos y desequilibrios emocionales.

Este fenómeno pandémico ha tocado todos los ámbitos de la vivencia del hombre: el técnico-científico, el político, el económico, el sanitario, el medio ambiente, el ámbito público, el privado (familia, trabajo, relaciones humanas), entre otros. Se ha producido una crisis mundial. Las consecuencias en todos esos planos están a la vista. Han aflorado como nunca lo bueno, y lo no tan bueno de las colectividades humanas. Por un lado, la solidaridad, el servicio, la ayuda mutua entre los más desfavorecidos; por ejemplo, en nuestro país, la aparición de las ollas populares en los barrios de los diferentes pueblos y ciudades, para aplacar el hambre de los sufridos familiares de los enfermos en las periferias de los hospitales de referencia; así también, los médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud, como también otras personas en servicio: policías, funcionarios de los supermercados, recolectores de basura, han puesto y han arriesgado su vida en favor de la de los demás.

Y ni hablar de los adelantos tecnocientíficos en el mundo de las ciencias y en el de la academia, los que han permitido luchar denodadamente contra el flagelo de la COVID-19. De este modo, se han lanzado al mercado las vacunas contra la enfermedad, en un tiempo relativamente corto en relación a las anteriores vacunas. Cabe hacer notar que, en la carrera inaudita de producción de las mismas, se han producido excepciones en el rigor metodológico y ético, como se ha dicho en la conferencia dada últimamente el día 23 de septiembre, en el VIII Congreso de la Red de Bioética, UNESCO, tal como lo expresara Vidal S, en su presentación sobre el tema.

En este tiempo, las desigualdades y las injusticias sociales existentes en nuestro mundo, se visibilizaron más claramente. Y según los expertos en economía, la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen, se ha hecho mucho más profunda. La desigual distribución de las vacunas son una prueba evidente de la inequidad existente.

Se dice que esta Pandemia es ya una de las consecuencias del Cambio Climático que nos amenaza, y tanta preocupación causa en esferas de los conocedores del tema (2. Constantemente se oyen noticias de la gravedad del mismo. Se lanzan SOS. El riesgo es para todos, en el tiempo sincrónico y en el diacrónico. La ecología integral: humana y medioambiental, sufre. La necesidad de la toma de conciencia y de acciones, es urgente. Si no se hace caso al llamado de los expertos, se vaticinan peores catástrofes que esta pandemia de ahora, que ha dejado, y sigue dejando un tendal de muertes, dolor y sufrimiento. Ya nos han advertido y nos siguen advirtiendo los custodios de la vida, nuestros pueblos originarios con la sabia y genial frase en lengua guaraní: “Sin tekohá no hay teko”, es decir que, sin un medio ambiente con tierra saludable no habrá vida saludable, mensaje de J. Zanardini en la Conferencia del mes de la Bioética, organizado por la Comisión Nacional de Bioética-Paraguay (CONABEPy), en septiembre de 2021.

El Cambio Climático tiene que ver con las actividades humanas en modelos de tipo extractivistas, como la minería a cielo abierto que contaminan arroyos, lagos, ríos, mares; la deforestación y la desertificación, la polución e intoxicación al medio ambiente y a toda la naturaleza, hacen perder la biodiversidad. Todas estas actividades tecnológicas del hombre han desestabilizado los ciclos vitales de los animales salvajes, hasta tal punto que se producen zoonosis, es decir paso de los virus de los animales a los humanos; éstos no están preparados para afrontarlos y defenderse. La pandemia del SARS-CoV-2, es uno de los fenómenos más llamativos del siglo XXI. Es diferente de todas las anteriores. Se vive así, en este tiempo de Pandemia, una época de cambios antes nunca vislumbrados. La vida no podrá ser la misma de la de antes de ella.

Y la bioética, ¿cuál es su rol?

La Bioética es una disciplina en la que se reflexiona sobre temas de la vida, para encontrar cursos de mejor acción, ante el conflicto de valores, ante dilemas. Y han surgido muchos en este tiempo. Es el estudio sistemático de la conducta libre del hombre en el campo de la salud y de la vida, a la luz de los valores y de los principios morales, en interdisciplinariedad con otras ciencias.

La Bioética, una disciplina relativamente joven, apareció desde los años 70 del siglo pasado, de la mano de Van Rensselaer Potter, que escribió en 1971 su libro clásico “Un puente hacia el futuro”, ante los escándalos de ese tiempo con las investigaciones en seres humanos. Propone un puente entre las ciencias empíricas, las biotecnologías y las humanidades, que garantice un futuro humano y del planeta mejor, para todos.

Pero ya antes, Fritz Jahr, en la década de los treinta, desde el año 1927, escribió textos y habló de la Bioética en términos universales, en relación armónica entre humanidad, animales, vegetales y toda la naturaleza. Su Bioética es también narrativa, audiovisual: música y arte, porque esto ayuda a entender la Bioética, comprendida por él como “una disciplina, un principio, una virtud, en diálogo cercano con la cosmovisión kantiana, extendiendo y ampliando el imperativo categórico formal a un imperativo bioético con un contenido más abarcador y flexible”3.

Luego de estos, han venido otros hitos históricos de la Bioética marcados por estudios y documentos muy valiosos. Algunos de ellos se señalan. En 1978, el “Informe Belmont”, con normativas sobre el respeto profundo a la persona en las investigaciones sobre seres humanos; en 1981 la aparición de los “Principios anglosajones universales de Beauchamp y Childress”, que inaugura la corriente Principialista de la Bioética; en 1989 la aparición del libro “Fundamentos de Bioética” de Diego Gracia con la jerarquización de los principios entonces conocidos; en 1991 el escrito de Elio Sgreccia, “Manual de Bioética”, que enriquece la Corriente Principialista con otros principios, inaugurando así la Corriente Personalista. Y siguen otros estudiosos con sus obras sobre los modelos de Bioética, como Raanan Guillón, Carlo Cafarra, Dioniggie Tettamansi, Jorge Ferrer y Carlos Alvarez, Mauricio Chiodi, Fernando Pascual, Antonio Tarantino, Rafael Amo, Francisco León, todos bioeticistas que con su dedicación a la reflexión bioética y con su virtuosa docencia han dejado y están dejando huellas a lo largo de los años. Algunos documentos han marcado época como la “Declaración universal sobre Derechos Humanos y Bioética” en 20054.

Enseñanzas de la Pandemia

1.Todas las crisis que no se aprovechan para crecer, haciendo cambios radicales, profundizan los problemas de desigualdades, las marginaciones en la sociedad. Las Pandemias tienen las características de mostrar las “venas abiertas” del mundo, dice B Sousa de Santos, recordando a E. Galeano. Los vulnerables de siempre son los que han sufrido más con ella. “El virus es caótico, pero, al contrario de lo que muchos piensan, no es democrático para nada” (3.

2. La Pandemia nos ha mostrado y nos muestra nuestra fragilidad y la de la naturaleza, la cual es muy compleja. Con la alta tecnología en nuestro mundo, se daba la impresión de victoria por doquier. Se hablaba de una nueva revolución industrial. Llega la Pandemia y contrasta con lo anterior. Qué situación contradictoria. Se ha visto la tremenda fragilidad humana. Nada, ni nadie estaba preparado para enfrentarla. La vida humana es sólo una ínfima parte (0.01 %) de la vida del planeta, y ella, la vida humana, está en riesgo. El Planeta podrá continuar su vida, con o sin la humanidad.

3. La Bioética post pandemia, debe ser:

- Una Bioética de la vida en general, de todos en el planeta tierra, con cambios en los estilos de vida de los humanos.

- Una Bioética del cuidado, pasando de una ética de principios a una ética de proximidad, de projimidad, cuidando a los más vulnerables: pobres, ancianos, enfermos, marginados, campesinos, indígenas, mujeres, migrantes, otras personas discriminadas, y por supuesto cuidando a nuestra naturaleza medioambiental.

- Una Bioética con Justicia Social que disminuya al máximo las inequidades existentes en el mundo, y que se revalorice la Salud Pública con acceso universal, que sea justa, solidaria, equitativa y de la más alta calidad. No a la corrupción.

La Bioética es la disciplina del deber ser. Es reflexión que tiene que llevarnos a la acción. Y es gran responsabilidad de los sectores de las políticas públicas y de los educadores, en general, crear conciencia desde los campos formales e informales de la educación, empezando desde las familias, para la construcción del desarrollo sostenible y sustentable, en aras del Bien Común de la humanidad y de nuestra “hermana madre tierra”. Es necesario, preservar y velar la vida humana y la de nuestro planeta, conservando y acrecentando la biodiversidad, cuidando integralmente la Ecología, la humana y la medioambiental.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 Carta Encíclica Laudato SI’ del Santo Padre Francisco sobre el cuidado de la casa común (Internet). 2015: Libreria Editrice Vaticana; 2015. (citado 20 Set. 2021). Disponible en: https://www.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.htmlLinks ]

2 Cortés A. Un estudio calcula que el colapso de los ecosistemas se producirá a partir de 2030 si no se actúa. El País, 8 abril 2020. (Internet). (citado 20 Set 2021). Disponible en: Disponible en: https://elpais.com/ciencia/2020-04-08/un-estudio-calcula-que-el-colapso-de-los-ecosistemas-se-producira-a-partir-de-2030-si-no-se-actua.htmlLinks ]

3 Salomé Lima N, Ormart EB. “La genealogía de la bioética”. J. int. bioéthique éthique sci. 2016;27(4):23-38. [ Links ]

4 Pichel M. El coronavirus es un pedagogo cruel porque la única manera que tiene de enseñarnos es matando: entrevista con Boaventura de Sousa Santos. julio 2020. BBC News Mundo, 2 julio 2020. citado 20 Set. 2021. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-53219916Links ]

Como referenciar este artículo: Ñúñez Martínez I. Rol de la Bioética en tiempos de pandemia. Rev. salud publica Parag. 2021; 11(2):7-8

Recibido: 23 de Octubre de 2021; Aprobado: 25 de Octubre de 2021

Correspondencia: Imelda Martínez Núñez Correo electrónico: imeldanum@gmail.com

Editor responsable:

Lic. José Miguel Palacios González

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons