SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 issue1Public health in times of COVID-19 in Paraguay, march 2020/2021Instructional Strategies on Individual Protection Measures for workers in nine paraguayan hospitals during the COVID-19 pandemic author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Revista de salud publica del Paraguay

On-line version ISSN 2307-3349

Rev. salud publica Parag. vol.11 no.1 Asunción June 2021

https://doi.org/10.18004/rspp.2021.junio.8 

ARTÍCULO ORIGINAL

Desempeño diagnóstico de prueba serológica, respuesta de anticuerpos y correlación con características clínicas en trabajadores de salud con COVID-19 del Hospital General de Luque

Diagnostic performance of serological test, antibody response and correlation with clinical characteristics in health workers with COVID-19 from the General Hospital of Luque

Domingo Pérez Bejarano1 
http://orcid.org/0000-0002-9842-4789

Estela López1 

Javier Duarte1 

Ruth Grijalba1 

Andrea González1 

Elisa Cuenca1 

Ana Enciso1 

Evelia Ríos1 

Mariana Galeano1 

Susana Sánchez2 

Laura González2 

Guillermo Arbo3 

Luis Gómez4 

Patricia Echeverría2 

Edgar Giménez5 

Ricardo Rolón Ruíz Diaz6 

Laura Mendoza2 

Carlos Miguel Rios-González6 

1Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, Hospital General de Luque, Central, Luque, Paraguay

2Salud y Nutrición Paraguay (SANUPAR), Central, Fernando de la Mora, Paraguay.

3Sanatorio Santa Julia, Asunción, Paraguay

4Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente “Juan Max Boetner”, Asunción, Paraguay.

5Investigación para el Desarrollo, Asunción, Paraguay.

6Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, Instituto Nacional de Salud, Asunción, Paraguay


RESUMEN

Introducción:

La prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) tiene limitaciones en su desempeño diagnóstico y requiere equipamiento complejo. Las pruebas de detección de anticuerpos pueden ser utilizadas como cribado epidemiológico, pero deberían ser evaluadas en un contexto regional. Conociendo la rentabilidad del test, se podría explorar parte del espectro de la inmunidad humoral que evoca el SARS-CoV-2. El personal de salud, como población de alto compromiso y de primer impacto en la pandemia constituye el proscenio ideal.

Objetivo:

Evaluar el desempeño diagnóstico de prueba serológica, respuesta de anticuerpos y su correlación con características clínicas en trabajadores de salud con COVID-19 del Hospital General de Luque.

Metodología:

Evaluar el desempeño diagnóstico de prueba serológica, respuesta de anticuerpos y su correlación con características clínicas en trabajadores de salud con COVID-19 del Hospital General de Luque entre marzo y octubre del año 2020 mediante un estudio observacional con componente analítico realizado en 107 trabajadores de salud, seleccionados por conveniencia entre marzo y octubre del 2020, luego de haber cumplido ≥14 días desde el diagnóstico. La prueba de RT-PCR fue realizada en muestras de hisopado nasal y faríngeo. La detección de anticuerpos fue realizada en muestra de plasma, analizada por inmunoensayo de electro quimioluminiscencia Elecsys Anti-SARS-CoV-2 (<1, negativo). Se recolectaron además datos: demográficos, antropométricos, comorbilidades, historia reciente de dengue, vacunación con BCG, síntomas del estadio agudo y tiempo entre inicio de síntomas y realización del hisopado e inicio de síntomas y entrevista. Se utilizó análisis descriptivo e inferencial y se calculó la sensibilidad, especificidad, valores predictivos y exactitud del test.

Resultados:

Del total, 56 trabajadores tuvieron diagnóstico de COVID-19 positivo, de los cuales siete mujeres (asintomáticas) mostraron niveles < 1 al inmunoensayo para anticuerpos. De los 51 trabajadores con resultado RT-PCR negativo, 3 mostraron títulos de anticuerpos elevados. La sensibilidad del test fue de 89,3%, la especificidad de 94,1% y la exactitud 91,6%. No se observó correlación entre el nivel global de anticuerpos y la edad (r 0,09; p 0,52) así como tampoco con las comorbilidades. Finalmente, los trabajadores con síntomas persistentes, tuvieron niveles de anticuerpos.

Conclusión:

La prueba de detección de anticuerpos anti-N para SARS-CoV-2 tuvo un buen desempeño diagnóstico, mostrando algunos falsos negativos a la RT-PCR, confirmando su utilidad para los estudios de seroprevalencia. Los niveles de anticuerpos fueron más elevados en los trabajadores con síntomas persistentes.

Palabras claves: COVID-19; SARS-CoV-2; RT-PCR; inmunoensayos serológicos.

ABSTRACT

Introduction:

The reverse transcriptase polymerase chain reaction (RT-PCR) test has limitations in its diagnostic performance and requires complex equipment. Antibody detection tests can be used as epidemiological screening, but should be evaluated in a regional context. Knowing the profitability of the test, part of the spectrum of humoral immunity evoked by SARS-CoV-2 could be explored. Health personnel, as a population with high commitment and first impact in the pandemic, constitutes the ideal stage.

Objective:

To evaluate the diagnostic performance of the serological test, antibody response and its correlation with clinical characteristics in health workers with COVID-19 at the General Hospital of Luque.

Methodology:

To evaluate the diagnostic performance of the serological test, antibody response and its correlation with clinical characteristics in health workers with COVID-19 at the General Hospital of Luque between March and October 2020, a descriptive study was carried out in 107 health workers, selected by convenience between March and October 2020, after having completed ≥14 days from the diagnosis. The RT-PCR test was performed on nasal and pharyngeal swab samples. Antibody detection was performed in plasma sample, analyzed by Elecsys Anti-SARS-CoV-2 electrochemiluminescence immunoassay (<1, negative). Data were also collected: demographic, anthropometric, comorbidities, recent history of dengue, BCG vaccination, symptoms of the acute stage, and time between onset of symptoms and swabbing and onset of symptoms and interview. Descriptive and inferential analysis was used and the sensitivity, specificity, predictive values and accuracy of the test were calculated.

Results:

Globally, 56 health care workers had a positive diagnosis of COVID-19, of which seven women (asymptomatic) showed levels <1 to the immunoassay for antibodies. Of the 51 workers with a negative RT-PCR result, 3 showed elevated antibody titers. The sensitivity of the test was 89.3%, the specificity 94.1% and the accuracy 91.6%. No correlation was observed between the global level of antibodies and age (r 0.09; p 0.52) as well as with comorbidities. Finally, workers with persistent symptoms had more noticeable antibody levels than those who resolved the disease (p = 0.049).

Conclusion:

The anti-N antibody detection test for SARS-CoV-2 had a good diagnostic performance, showing some false negatives to RT-PCR, confirming its usefulness for seroprevalence studies. Antibody levels were higher in workers with persistent symptoms.

Key words: COVID-19; SARS-CoV-2; RT-PCR; serology immunoassays

INTRODUCCIÓN

La reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) es la prueba diagnóstica de referencia en el diagnóstico de la COVID-19, pero no está exenta de problemas de desempeño ya que hasta 54% de las personas enfermas pueden tener un resultado negativo 1. Otros aspectos relativos a la infraestructura necesaria y a los costes dificultan la masificación de su uso. Esto ha motivado la búsqueda de alternativas, más operativas y económicas por lo cual se han aprobado estudios inmunológicos que detectan la presencia de antígenos virales que también se realizan en muestras nasofaríngeas con alta especificidad y fáciles de utilizar pero también con sensibilidad singular, 56,2% (IC95% 29,5-79,8%) 2-4. Este tipo de inconveniencia también atañe al rastreo de anticuerpos ya que la producción de IgM e IgG inicia recién posterior a la primera semana de infección en la cual la rentabilidad diagnóstica es del 30,1% (IC95% 21,4-40,7%). Las inmunoglobulinas van elevando sus títulos plasmáticos después de los 14 días, por lo que su empleo se perfila recién a partir de este periodo 5-7.

Pero a poco más de un año de iniciada la pandemia los estudios aún son insuficientes para elaborar cifras de alta confiabilidad sobre los métodos diagnósticos disponibles y aunque se avecinan métodos más rápidos y más simples en el horizonte 8, hay que comprender que distintos tiempos de colecta de las muestras, disímiles métodos utilizados y muchas otras variables pueden ofrecer informes dispares tanto en la RT-PCR, como en la detección de antígenos virales del SARS-CoV-2. Ajustes metodológicos variados podrían salvaguardar gran parte de los sesgos en estos dominios.

No sucede lo mismo con el cribado de anticuerpos desarrollados por el hospedero. Sindemia e inmunofenotipo son fenómenos que imponen ensayos regionales de validación, con el plan de complementar las condicionantes del tipo de inmunoglobulina rastreada (IgM o IgG), del antígeno objetivo (S, N o RBD) o del método empleado (inmunoensayo por quimioluminiscencia o CLIA, ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas o ELISA y ensayo inmunocromatográfico de flujo lateral o LFIA) (9,10.

En poco tiempo hemos comprendido que complejos mecanismos celulares y humorales se configuran ante la invasión del SARS-CoV-2 y aunque sea tan solo una parte del sistema de defensa del ser humano ante este nuevo virus, la generación y durabilidad de anticuerpos parece mostrar un espectro difuso ante los diferentes grados de severidad clínica que muestra la COVID-19 (11,12.

Por todo lo anterior, se ha desarrollado este estudio con el objetivo de evaluar el desempeño diagnóstico de prueba serológica, respuesta de anticuerpos y su correlación con características clínicas en trabajadores de salud con COVID-19 del Hospital General de Luque durante el 2020.

MATERIAL Y MÉTODOS

Estudio transversal, donde se procedió a llamar y citar a trabajadores de salud del Hospital General de Luque (HGL) según orden confeccionado por el Servicio de Control de Infecciones que daba cuenta de 115 personas adultas, todas ellas estudiadas desde el 20 marzo del 2020 hasta el 16 de octubre 2020, que habían sido sometidas a prueba diagnóstica para COVID-19, acorde a directrices de categorización de riesgo del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSP y BS) 13. Esta lista rigió la selección del muestreo no probabilístico por conveniencia cuyo requisito principal era haber cumplido el periodo de 14 días o más desde el diagnóstico.

Para la recolección de los datos se diseñó un cuestionario estructurado, se consignaron datos antropométricos y demográficos (género, edad, peso y altura, masa corporal o (IMC), función en la institución (personal de blanco o personal de apoyo), comorbilidades auto reportadas (hipertensión arterial, diabetes mellitus, asma, tabaquismo u otros). Se consideró la frecuencia de obesidad acorde a IMC ≥ 30k/m2. Se registró además historia de dengue en los últimos dos años y se verificó la existencia de cicatriz de vacunación con BCG. De modo puntual se apuntó el intervalo entre inicio de síntomas y la realización del hisopado y el intervalo entre inicio de síntomas y la entrevista. En caso de los asintomáticos se consignaba el intervalo entre fecha del hisopado y la entrevista. Se anotaron todos los síntomas del estadio agudo que motivó el hisopado nasofaríngeo, los cuales se agruparon por órganos y sistemas: Afectación de vías aéreas superiores: congestión, rinorrea, dolor de garganta; Afectación de vías aéreas inferiores: tos, catarro, falta de aire; Afectación neurológica: cefalea, anosmia, disgeusia; Afectación gastrointestinal: náuseas, vómitos, diarreas, dolores abdominales; Afectación osteoartromuscular: mialgias, dolores generalizados, dolores de espalda, artralgias; y fatiga y fiebre quedaron puntualizadas en ítems separados.

Se estableció un score de afección multiorgánica si se consignaron tres o más grupos aquí mencionados, tomando como un solo ítem la afectación de vías aéreas. La severidad del cuadro agudo quedó clasificada como leve (manejo ambulatorio) o no leve (hospitalización o ingreso a Unidad de Cuidados Intensivos o UCI). Un aspecto importante de la consulta presencial fue el interrogatorio sobre síntomas persistentes, denominando así a todo signo o síntoma que se haya prolongado más allá de dos semanas del periodo agudo. Terminada la entrevista clínica, se procedía a tomar la muestra de sangre en el Laboratorio del HGL para el estudio correspondiente (titulación de anticuerpos).

Se verificó el documento emitido por el MSP y BS y su resultado correspondiente. El procesamiento de las muestras mediante RT-PCR se realizó siguiendo las recomendaciones de la OPS 14, que permite detectar dos genes: el gen E (cuya presencia indica que pertenece a la familia de beta coronavirus) y RdRp (cuya presencia es específica para el SARS-CoV-2 y sirve como confirmación). Asimismo, se utilizó el gen RnaseP como control de inhibición. La prueba de RT-PCR fue realizada en muestras de hisopado nasal y faríngeo recolectadas mediante técnica estándar en medio de cultivo viral y transportadas al centro de referencia, en cadena de frío.

El inmunoensayo de electroquimioluminiscencia Elecsys Anti-SARS-CoV-2 está destinado a ser utilizado en analizadores de cobas e (Roche Diagnostics International Ltd, Rotkreuz, Suiza) para la detección in vitro de anticuerpos (incluyendo tanto IgA como IgG) contra el SARS-CoV-2 en suero y plasma humanos. El inmunoensayo utiliza un principio de prueba de sándwich de doble antígeno y una proteína recombinante que representa el antígeno de la nucleocápside para la determinación de anticuerpos contra el SARS-CoV-215.

El método fue aprobado por la FDA en el contexto de uso de emergencia y fue sujeto de publicaciones comparativas recientemente 16-18.

Para el presente estudio, el inmunoensayo de Elecsys Anti-SARS-CoV-2 se realizó de acuerdo con las instrucciones del fabricante, y los resultados del ensayo se expresan como la tasa entre la muestra del paciente y la muestra control. Por esto no hay unidades de medida y se interpretaron de la siguiente manera: índice de corte, < 1,0 para las muestras simples que eran no reactivas/negativas para los anticuerpos contra el SARS-CoV-2; índice de corte, ≥ 1,0 para las muestras que eran reactivas/positivas para los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 (19).

Los datos de la hoja de recolección de datos se digitaron a una tabla de Microsoft Office Excel 2016 (c), en la cual se procedió al análisis descriptivo, clasificando las variables en cualitativas y cuantitativas, verificando sus frecuencias y calculando las medidas de tendencia central y de dispersión pertinentes. El test de Shapiro-Wilk se utilizó para evaluar la distribución gaussiana o no 20. Se utilizó la transformación logarítmica de los niveles de anticuerpos. El análisis inferencial se realizó en varias etapas: a) la prueba de chi cuadrado se utilizó para la comparación de variables nominales y la prueba T de Student para comparar las medias de grupos de distribución normal; b) para el rendimiento diagnóstico de la prueba de anticuerpos se tomó como patrón estándar el resultado de RT-PCR para SARS-CoV-2, y mediante tabla de contingencia se computó sensibilidad, especificidad, valor predictivo negativo, valor predictivo negativo y exactitud del test, a más del cálculo de área bajo la curva (AUC); c) ANOVA sirvió para comparar las medidas de anticuerpos (logx+1) según intervalos de toma de muestra; d) para asociaciones entre tasas de anticuerpos con transformación logarítmica y las variables cuantitativas se empleó el coeficiente de correlación de Spearman, ANOVA (R2 de Cox-Snell) para las nominales y regresión logística para variable dependiente.

Se consideró significativo a p< 0,05. Todos los análisis se llevaron a cabo utilizando GraphPad Prism 8.0 (http://www.graphpad.com), MedCalc (https://www.medcalc.org/) y el JASP, versión 0.14.0.0; JASP Team, University of Amsterdam (2020).

Todos los participantes firmaron un consentimiento informado fundamentado en los cuatro principios básicos de la ética de la investigación: respeto por las personas, beneficencia/no maleficiencia, igualdad y justicia. El protocolo de investigación fue aprobado por el Comité de Ética en Investigación de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Caaguazú (Ref.: CEI FCM UNCA 20/20).

RESULTADOS

Durante los meses de octubre a noviembre del 2020 se realizaron consultas presenciales al personal de salud en el consultorio de Neumología del HGL, con el objetivo de realizar vigilancia clínica a los funcionarios que, entre el 20 de marzo hasta el 16 de octubre, hayan sido categorizados por el Comité de Infecciones Intrahospitalarias como de alto riesgo de padecer COVID-19. Del total de 115 personas citadas, 107 acudieron a la entrevista de los cuales 56 habían resultado positivos para SARS-CoV-2 a la prueba de RT-PCR. En la Tabla 1 se exhiben las características generales de los participantes de este estudio.

Tabla 1: Características generales de desempeño institucional, demografía y antropometría de 107 funcionarios del Hospital General de Luque, distribuidos en grupos según confirmación diagnóstica de COVID-19 por RT-PCR 

En la muestra se constató importante representación del personal de enfermería y del género femenino. Solo se verificaron tres personas > 60 años.

Análisis de desempeño diagnóstico de la prueba serológica

Del grupo de 56 trabajadores de salud que tuvieron el diagnóstico de COVID-19, siete mujeres, todas sintomáticas (una de moderada severidad), mostraron niveles < 1 al inmunoensayo para

anticuerpos (0,1 a los 37 días de inicio de síntomas, 0,1 a los 60 días, 0,1 a los 58 días, 0,9 a los 28 días, 0,2 a los 48 días, 0,8 a los 50 días y 0,5 a los 33 días de inicio de los síntomas). Por otro lado, de los 51 individuos que resultaron negativos a la prueba de biología molecular, 3 mostraron títulos de anticuerpos elevados: 123,8 (hisopado nasofaríngeo realizado a los 5 días de inicio de síntomas, serología a los 54 días de inicio de síntomas), 12,9 (hisopado a los 4 días, serología a los 38 días) y 37,3 (hisopado a los 3 días, serología a los 33 días). Ver Figura 1.

Figura 1: Gráfico de dispersión que muestra Logx+1 de los anticuerpos titulados en 56 individuos con RT-PCR positivo y en 51 individuos con RT-PCR negativo para SARS-COV-2 en el Hospital General de Luque 

Todos estos hallazgos imponen evaluar primeramente la rentabilidad diagnóstica del inmunoensayo tomando como patrón oro a la RT-PCR. Ver Tabla 2 y Figura 2.

Tabla 2: Estimación de la sensibilidad, especificidad, valores predictivos y exactitud de la prueba de detección de anticuerpos mediante de electro quimioluminiscencia en 107 trabajadores de salud del Hospital Regional de Luque 

Figura 2: Relación entre sensibilidad y especificidad de la prueba de inmunoensayo en 107 trabajadores de salud del Hospital Regional de Luque, expresado mediante curva ROC (Característica Operativa del Receptor) 

Necesariamente los grupos deben reconfigurarse para el análisis correlativo pertinente de las variables. Esto significa que debemos considerar como diagnóstico positivo a aquellas personas que, pese a la biología molecular negativa, desarrollaron títulos significativos de anticuerpos, por lo que mostramos las características clínicas en la Tabla 3.

Características clínicas

Es notoria la asimetría significativa en la proporción de hipertensos en el grupo de los trabajadores de salud con COVID-19, así como la mayor prevalencia (no significante) de fumadores. No se constató diferencia en la proporción de cicatriz de vacuna BCG y la referencia reciente de dengue entre ambos grupos (Tabla 3).

Tabla 3: Comorbilidades, cicatriz de vacunación con BCG y/o referencia de episodio de fiebre-dengue (2019-2020) en 107 funcionarios del Hospital General de Luque, distribuidos en grupos según confirmación diagnóstica de COVID-19 

En lo que respecta a las variables del episodio agudo es importante puntualizar que en el grupo COVID-19 (+) se incluyeron a 2 asintomáticos. Entre los negativos, 9 no presentaron síntomas y se sometieron a pruebas por categorización de alto riesgo. La Tabla 4 proporciona una visión general de los eventos agudos constatados o referidos, agrupados acorde a los diagnósticos.

Tabla 4: Síntomas referidos según órganos o sistemas durante episodio agudo que motivó a realizar investigación diagnóstica para SARS-CoV-2 en 107 trabajadores de salud del Hospital Regional de Luque 

Es interesante puntualizar que los cuadros leves fueron menos frecuentes en el grupo COVID-19 (+) en el cual se consignaron 11 moderados y 4 severos. La afección multiorgánica (tres o más sistemas) también fue más frecuente en este grupo.

Para una justa apreciación de la correlación entre las variables analizadas en este ensayo, se debe considerar también los intervalos transcurridos desde inicio de síntomas hasta el hisopado nasofaríngeo y hasta la extracción de la muestra para titulación de anticuerpos. De este modo en el grupo COVID-19 (+) se dieron 4,4±1,8 días, expresados como promedio y desvío estándar (DS) mientras que en el grupo COVID-19 (-) transcurrieron 3,8±3,6 días desde el primer síntoma hasta el hisopado (p 0,268). La comparación entre el inicio de síntomas y la titulación de anticuerpos séricos entre ambos grupos (46,03±24,8 días vs 57,9 ± 31,3 días), arrojó significativa discrepancia (p 0,03).

Al circunscribirse al análisis particular de aquellos que desarrollaron valores positivos de anticuerpos, y dado que el diseño del presente estudio impone diferentes tiempos de colecta, es preciso detallar la distribución de títulos de anticuerpos según periodos de muestreo. Entre las semanas 3-4 se consignaron tasas de 1,11 ± 0,59 (promedio y DE), en las semanas 4-5: 1,38 ± 0,50, en las semanas 6-7: 1,35 ± 0,63 y más allá de este periodo: 1,35 ± 041. Es recalcable que la amplitud del periodo de colecta fue de 15-186 días. Ver Figura 3.

Figura 3: Gráfico de dispersión de log10 anticuerpos anti-N (SARS-CoV-2) en 52 trabajadores de salud distribuidos según tiempo transcurrido entre inicio de síntomas y tiempo de colecta en el Hospital General de Luque. 

Indagar la correlación entre el nivel global de anticuerpos con variables antropométricas y otros datos cuantitativos es una tarea trascendental. En esta perspectiva hemos verificado que no hubo correlación con la edad (r 0.09; p 0,52) ni con el intervalo transcurrido entre inicio de síntomas y el momento del muestreo serológico (r 0.02; p 0.86).

No se constató significancia entre los niveles de anticuerpos con la frecuencia de tabaquismo, hipertensión arterial, asma ni diabetes mellitus. Otras asociaciones se exponen en la Figura 4.

Figura 4: Gráficos de dispersión de Log x+1 de anticuerpos anti-N (SARS-CoV-2) en 52 trabajadores de salud, distribuidos según género, obesidad, cicatriz de vacuna BCG, referencia de fiebre-dengue (2019-2020), severidad del cuadro agudo y afectación multiorgánica 

En la Figura 5 apreciamos que aquellos individuos con síntomas persistentes, tenían niveles de anticuerpos más notorios que los trabajadores de salud que resolvieron la enfermedad.

Figura 5: Diagrama de cajas y bigotes que muestra la distribución logarítmica de los títulos de anticuerpos anti-N (SARS-CoV-2) en 52 trabajadores de salud, distribuidos según síntomas persistentes posteriores a cuadro de COVID-19 

DISCUSIÓN

Hasta la tercera semana del mes de octubre de 2020 se habían constatado 3.794 casos de COVID-19 en trabajadores de salud, correspondiendo al 7% del total de casos notificados en el Paraguay, siendo Capital y los departamentos Central y Alto Paraná los más afectados 21. En el Hospital General de Luque, se había comprobado la infección en 4,8% de los funcionarios (20 de marzo a 16 de octubre). Todas estas cifras corresponden a confirmación diagnóstica mediante RT-PCR, método que no está exento de taras debido a su alta especificidad, pero moderada sensibilidad. En un ensayo sobre 173 pacientes hospitalizados por síntomas respiratorios y tomografías de tórax compatibles con COVID-19, la prueba de RT-PCR resultó positiva en 67% mientras que se comprobó la presencia de anticuerpos en 93% 22. Este ejemplo nos hace reflexionar sobre la confiabilidad de las pruebas, la cual tiene dos cimientos calificados: la probabilidad clínica pre-test y la exactitud del método 23.

En la infección por SARS-CoV-2 la soberana clínica ha enfrentado un dilema: los asintomáticos o pre-sintomáticos. Este contingente numeroso debilita a los filtros que buscan fiebre o alguna otra señal marcadora de la virosis. En muchos casos nadie la ve venir. Por esta razón los estudios de prevalencia serológica son instrumentos utilizados para medir la tasa de infección en grupos de alto riesgo como el personal sanitario. Un metanálisis demostró que en distintos centros de Europa, África, Asia y Norteamérica, el 8,7% de los trabajadores de salud (IC95% 6,7-10,9%) tenían títulos detectables de anticuerpos anti-SARS-CoV-224. Algunos estudios en Colombia y en Brasil mencionan cifras de 5,9% y 8,6%, respectivamente 25,26. Esto puede significar diferentes grados de impacto de la pandemia en distintas instituciones de varias regiones, pero también pueden ser resultantes de diferentes métodos empleados (10.

No existe en la actualidad ninguna prueba que proporcione resultados con 100% de exactitud, y en esta tesitura se consensua una prueba “patrón oro” que se convierte en parámetro para comparar métodos alternativos de diagnóstico que van surgiendo. En esto consiste el proceso de validación de un test, y en lo que respecta al rastreo de las inmunoglobulinas han surgido varias investigaciones. Algaissi y cols, utilizando ELISA, encontraron que la respuesta al antígeno S y al N del SARS-CoV-2 tiene alta sensibilidad y especificidad además de no mostrar reacción cruzada a componentes de otros coronavirus 27. Durante 4 semanas Bruni y cols titularon por ELISA a anticuerpos anti-RBD, anti-S y anti-N y encontraron que en infecciones que no son severas, los títulos de anti-N persistían aún después del aclaramiento viral 28. Similar sensibilidad (~70%) se encontró al comparar ELISA IgG/IgA, CLIA IgG/IgM y LFIA IgG/IgM en 128 pacientes con confirmación de COVID-19 por RT-PCR 29. Uno de los estudios más importantes comparó el Elecsys® (anticuerpos totales anti- N, CLIA) con cuatro inmunoensayos IgG anti-N (CLIA), IgG anti-S (CLIA), IgG/IgM anti S (CLIA) y IgG anti-S (ELISA), hallando una sensibilidad de 97,2% (IC95% 95,4-98,4%) y especificidad de 99,8% (IC95% 99,3-100%) 30. En el presente estudio encontramos altas cifras de sensibilidad y especificidad y un valor predictivo positivo de 94,3% (IC95% 84,7-98%), valor predictivo negativo de 88,9% (IC95% 78,9-94,5%) y una exactitud del 91,6% (IC95% 84,6-96,1%) configurando área bajo la curva (AUC) de 0,93 (IC95% 0,87-0,99).

Entre los individuos que tuvieron confirmación diagnóstica, hemos notado tasas de anticuerpos por debajo del punto de corte en siete de ellos, todos sintomáticos (incluyendo un paciente con COVID-19 moderado). Hay que puntualizar, no obstante, que el intervalo entre el inicio de síntomas y la toma de muestra para serología fue amplio (28-60 días). ¿Los hemos sorprendido al final de la curva descendente de la producción de anticuerpos? ¿Desarrollaron anticuerpos, realmente? Rijkers y cols encontraron que 5,4% de 92 individuos no elevaron IgG (31. Estudios realizados en plasma convaleciente rastreando IgG anti-SARS-CoV-2 mediante ELISA descubrieron que el 17% tenían valores borderline 32 mientras que otro grupo demostró tan solo 63,6% anticuerpos neutralizantes, 41 días promedio después de enfermedad leve 33. Se reportan dos casos que no desarrollaron IgG ni IgM hasta después de 50 días de iniciados los síntomas 34. Puede darse la enfermedad en pacientes que no producen anticuerpos en cuyo caso, la inmunidad celular y otros mecanismos dan cuenta de la infección 35. Existen muchas variantes de desórdenes inmunológicos en los adultos 36. ¿Cuáles y cuántas subyacen en la población de nuestro país?

Se define como caso COVID-19 falso negativo a la persona que tiene sospecha de infección y que después de un dictamen negativo a la prueba de RT-PCR para SARS-CoV-2, resulta positiva en un test subsecuente y puede darse hasta en el 54% 1. Hemos podido constatar tasas ponderadas de anticuerpos en tres funcionarios cuyo hisopado nasofaríngeo (efectuado entre 3-5 días desde inicio de síntomas) resultó negativo. Estos incidentes pueden deberse a falta de estandarización de la recolección de la muestra, retardos o condiciones inapropiadas en el almacenamiento antes de la remisión al laboratorio, utilización de pruebas validadas inadecuadamente (diferentes genes target para las sondas), contaminación durante el procedimiento, carga viral insuficiente, periodo de incubación de la enfermedad, presencia de mutaciones que escapan a la detección de la prueba e inhibidores de la PCR 37,38. Los porcentajes de positividad en los resultados de la RT-PCR van disminuyendo de 96,4% si la toma se hace en el día inicio de los síntomas a 75,4% al día 10 y solo a 3,3% al mes 39. El virus puede ser detectable días antes de los síntomas alcanzando el pico de carga viral cerca del tiempo de inicio de los síntomas para luego ir declinando 40. La recomendación actual para optimizar el diagnóstico es tomar la muestra en el día de inicio de los síntomas 41.

Los factores de riesgo de infección por SARS-CoV-2 en el personal de salud son el lugar de trabajo (sitios de alto riesgo o no), el grado de entrenamiento en prevención y control de infecciones y el uso de equipo de protección personal 42. Sin embargo, en un reporte nacional de la situación de este grupo particular se consignó que 38% había contraído la infección en el contexto comunitario y otro 33% no pudo precisar el sitio de contagio 20. Comparado a la población general, el perfil del personal sanitario corresponde a individuos más jóvenes, del sexo femenino, con menos comorbilidades y tasas inferiores de hospitalizaciones y muerte. Esto ocurre en la ciudad de New York 43. En los sanatorios y hospitales del Paraguay, muchas personas desempeñan labores variadas, en diferentes turnos y en distintas situaciones de riesgo, haciendo de esta variable un factor de difícil ponderación en la predicción de los desenlaces. En esta muestra hubo diferencia significativa en la frecuencia de hipertensos entre el personal infectado o no y se consignó una alta proporción de individuos con obesidad.

La vacunación con el Bacilo Calmette-Guérin (BCG) proporciona un entrenamiento inmunitario inespecífico que pudiera influenciar en el desenlace de algunas enfermedades. Las publicaciones que asocian la prevalencia de vacunación con BCG y la infección por SARS-CoV-2, proponen diferentes conclusiones 44,45. En este ensayo no hemos encontrado asociación entre la presencia de COVID-19 y cicatriz de BCG. Debe resaltarse sin embargo que algunos individuos entrevistados aquí refirieron haberse vacunado, pero no desarrollaron la cicatriz y, en general, la ausencia de ésta no descarta las eventuales propiedades inmunológicas conferidas. ¿Es factible que la revacunación altere la historia natural de la infección por SARS-CoV-2? Se encuentran en curso protocolos de investigación en trabajadores de salud 46,47. Sería interesante un estudio epidemiológico que evalúe la asociación de la cobertura de BCG en los diferentes departamentos de nuestro país y el impacto de la pandemia, ajustando las variables.

En esta muestra no hemos encontrado asociación entre el antecedente de dengue y los trabajadores de salud que desarrollaron la infección por SARS-CoV-2, aunque la arbovirosis puede cursar asintomática y la referencia de la enfermedad puede no ser un indicador sensible. Un reporte de asociación epidemiológica indica que regiones con alta incidencia de fiebre dengue han presentado tasas inferiores de COVID-19 (48-49.

La frecuencia de individuos asintomáticos fue superior en el personal sanitario del grupo control ya que varios de ellos se realizaron testeo diagnóstico debido a categorización de alto riesgo en el contexto de exposición a procedimientos generadores de aerosoles. Un 3,4% del grupo COVID-19 (+) no refirió síntoma alguno y aunque este segmento constituye uno de los elementos notables de la pandemia actual, no es exclusivo de la infección por SARS-CoV-2, ya que puede verse en otras virosis respiratorias 50.

La anosmia, la disgeusia o la cefalea fueron los síntomas prevalentes en el grupo con diagnóstico confirmado. Se refirió fiebre en el 62,7% de los casos. Excepto en lo relativo a síntomas gastrointestinales, la afectación por sistemas, la fatiga y la fiebre fueron más frecuentes entre los trabajadores de salud con COVID-19 y, acorde a lo relatado en otros reportes, la mayoría de los cuadros clínicos fue leve, no obstante, es para destacar que uno de cada cuatro individuos estudiados aquí fue hospitalizado o requirió oxigenoterapia lo que confirma que el personal sanitario tiene mayores chances de desarrollar formas severas de COVID. Existe menor tasa de mortalidad de los casos en el personal de salud de los países europeos comparada a los países en vías de desarrollo (42,51-53.

El estudio de la cinética de anticuerpos que sigue a la infección aguda por SARS-CoV-2 muestra varias vertientes y esto podría deberse a que inicialmente se empleaban imunoensayos con diferentes desempeños. Para avanzar en la comprensión de los hallazgos de este estudio tenemos que responder dos preguntas: 1) ¿Es conveniente discriminar el tipo de inmunoglobulinas? y 2) ¿Es relevante la criba del antígeno objetivo? En primer lugar, la secuencia usual de elevación de la IgG cuando cae la IgM es descrita por varios autores, mientras que elevación más temprana de la IgG, incluso antes de la IgM es relatada por varios otros. Esta controversia generó la idea de pruebas que pueden detectar simultáneamente ambos anticuerpos 54-55. En segundo lugar, el antígeno objetivo postula aspectos de cronología y modulación de la enfermedad. La mayoría de los individuos tienen seroconversión a la segunda semana desde el inicio de los síntomas. Un reciente trabajo de la Universidad de Stanford encontró tasas positivas de IgA, IgM e IgG anti-RBD y anti-S y pico máximo a las 4,5 y 6 semanas, y mientras que IgM e IgA se tornaron indetectables a las 12 semanas, la IgG continuaba declinando más allá de este periodo. La IgG anti-N tuvo una cinética similar a la mencionada para RBD y S, pero la IgM mostró niveles notoriamente bajos en la mayoría de los pacientes 56. En el presente estudio los niveles promedio de anticuerpos alcanzan su grado más alto entre la semana 7 y 8 e incluso más allá de este periodo pudo constatarse respuesta inmune (21% de la muestra total), aunque no sabemos, debido cuestiones metodológicas en que punto de la curva se encontraba la respuesta inmune de cada individuo.

Si la COVID-19 es capaz de inducir una respuesta humoral prolongada aún es motivo de debate. Desde 36 días hasta 8 meses se pueden hallar en reportes 57,58. La ausencia de inmunidad sostenida a coronavirus estacional y la respuesta individual diferenciada ya ha sido mencionada en los años 90 59. No es diferente con el SARS-CoV-2, donde vemos que la respuesta humoral se distribuye sobre un amplio rango, característica comprobada en este estudio. Es llamativa la heterogeneidad en la dinámica de la duración de los anticuerpos. Un grupo de la Universidad de Harvard demostró recientemente que existen respondedores efímeros (actividad linfocitaria extra folicular prioritaria y desregulación de centros germinales) y respondedores duraderos (genes con hipermutación somática de linfocitos memoria capaces de producir inmunoglobulinas más eficaces y una alta frecuencia de actividad de linfocitos T desde los centros germinales) 60. Este último proceso inmune global superior de los duraderos podría tener como antecedente el acondicionamiento celular por infecciones de coronavirus estacionales. Reacción cruzada, ese sería el grito primigenio para la formación de la pared de escudos.

Buscando asociación de datos demográficos o clínicos con la producción de anticuerpos hemos encontrado discrepancia de niveles de inmunoglobulinas en los pacientes obesos en el análisis univariado. Esto se contrapone a otros trabajos que encontraron que los niveles séricos de inmunoglobulinas se asocian negativamente al IMC en COVID-19, argumentando que la obesidad es una condición inflamatoria a la cual subyace un sistema inmune disfuncional 61. Hotamisligil escribe un brillante artículo sobre desórdenes inmunometabólicos donde propone entre otras hipótesis, que los adipocitos decadentes podrían liberar efectores inmunes que disparan una respuesta inflamatoria 62. O pudiera ser la leptina que tiene conocidos efectos sobre las células inmunes 63. Hay cierta seducción para pensar en un estado de pre combustión sobre la cual la piroptosis inducida por el SARS-CoV-2 inicia el caos, pero un estudio de diseño similar al nuestro y desarrollado en 956 trabajadores de salud también confirma nuestros hallazgos 64. Aún hay un sendero que recorrer en esta línea de investigación.

A nuestro entender, este es uno de los primeros estudios que correlaciona el antecedente de vacunación con BCG y el nivel de anticuerpos desarrollados por pacientes con COVID-19. Hemos encontrado mayores niveles de anticuerpos en trabajadores de salud que presentaban cicatriz de la vacuna, aunque no significativos por análisis estadístico. En la Universidad Radboud descubrieron que la BCG previa a la vacunación contra la influenza resultaba en un incremento pronunciado de la inducción de anticuerpos contra la influenza pandémica 65. En modelos animales inyectados con BCG se comprobó una reprogramación epigenética de los monocitos, traducida en mayor protección contra infecciones heterólogas 66. Hay que considerar además que las distintas cepas de BCG empleadas en varias regiones del mundo podrían tener efectos también variables 67.

En este estudio hemos encontrado mayores niveles de anticuerpos anti-N anti-SARS-CoV-2 en el personal sanitario que refirió diagnóstico de fiebre-dengue en el 2019 o 2020 aunque el papel del acaso fue mayor al 5% para explicar esta asociación. El mayor brote epidémico de dengue en la historia de nuestro país (2012-2013) y los eventos anuales subsecuentes suponen alta tasa de seroprevalencia. El surgimiento de reportes sobre posible reacción cruzada entre anticuerpos contra el dengue y contra el SARS-CoV-2, generó cierto ruido y preocupación para las fases de diagnóstico en las trincheras (68,69. Otro aspecto de esta sindemia es la interacción moduladora que pudieran ejercer el choque de estas dos enfermedades. ¿Vemos formas más leves o formas graves como consecuencia de esta superposición? ¿O no existe interacción alguna? Los fenómenos de intensificación o refuerzo dependiente de anticuerpos en dengue (empeoramiento de la enfermedad debido a anticuerpos de infecciones anteriores) parece ser un acontecimiento excepcional en áreas endémicas (0,5%) y se da notoriamente con títulos bajos de anticuerpos (títulos altos serían protectores) (70,71. Dada la dispersión en los niveles de anticuerpos vistos en la COVID-19 es aún prematuro definir si puede darse este fenómeno, su intensidad, las variables que intervienen y sobre todo su desenlace.

Entre los asintomáticos se han constatado bajos niveles de inmunoglobulinas anti-SARS-CoV-2, que desaparecen a los 2-3 meses en el 40% de este grupo clínico particular 72. La severidad del episodio agudo de la COVID-19 se asocia a diferentes niveles de respuesta humoral 56,73. Hemos constatado niveles de anticuerpos más altos en formas moderadas y severas, aunque este grupo fue escasamente representado en nuestro estudio y alcanzó significancia estadística limítrofe. Ésta sí se muestra en la asociación con el escore de afección multiorgánica que hemos construido en este trabajo. En atención primaria, esto podría tener cierta utilidad.

La producción de inmunoglobulinas en el contexto de la infección por el nuevo coronavirus debe ser mirada en dos momentos: durante el episodio agudo y después de éste. a) ¿En agudo, resuelven o perjudican? La existencia de un inmunofenotipo peculiar se traduce en términos de eficacia clínica ya que los respondedores duraderos de anticuerpos desarrollan síntomas por 9,5 días (promedio) en contraposición a los 15,5 días de los respondedores efímeros 60, pero por otro lado se encontró que un 13,5% de pacientes con neumonía severa poseía auto anticuerpos anti-interferón grupo I 74. b) Después del capítulo agudo: ¿protegen o agravian? Investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron en un trabajo hecho con trabajadores de salud, que la presencia de anticuerpos anti-N y anti-S se asocia a una reducción de riesgo de reinfección durante 6 meses 75, mientras que en nuestro modesto trabajo se ha encontrado la asociación de los niveles de anticuerpos anti-N con síntomas persistentes. Creemos que esto es muy relevante ya que una de las hipótesis explicativas para el “Long COVID-19” es la persistencia de efectores inmunológicos o mediadores inflamatorios perennes o de depuración dilatoria. Probablemente este es uno de los primeros trabajos que correlacionan los síntomas pos-COVID-19 con el nivel de anticuerpos.

El trabajo tiene varias limitaciones como: la muestra poblacional es pequeña, el diseño transversal no nos permite evaluar la dinámica de la respuesta de los anticuerpos, la historia clínica tomada después de un intervalo con amplio rango puede tornarse imprecisa y la necesaria transformación logarítmica de los niveles de anticuerpos está sujeta a debates en el seno de la bioestadística.

CONCLUSIONES

En este trabajo realizado en trabajadores de salud hemos encontrado que la prueba de detección de anticuerpos anti-N para SARS-CoV-2 tiene un buen desempeño diagnóstico habiendo descubierto algunos falsos negativos a la RT-PCR, confirmando por ende su utilidad para los estudios de seroprevalencia en este grupo particular.

La mayor parte de las infecciones por coronavirus en el grupo aquí estudiado se expresó como cuadros leves. Es trascendente establecer la probabilidad clínica pre-test (categorización de riesgo) para partir hacia el diagnóstico, dado que estos síntomas leves pueden darse en otras enfermedades.

Enmarcados en el contexto regional de nuestra realidad sanitaria, hemos estudiado el impacto de la cicatriz de BCG y el antecedente de dengue sobre la frecuencia de la COVID-19 y el nivel de anticuerpos. Las tendencias insinuadas en los resultados dan pie a profundizar metodologías más depuradas para evaluar estas correlaciones.

Llama la atención que en el grupo de individuos con mayor frecuencia de obesidad se constataron superiores niveles de anticuerpos, lo que podría representar otra cara de la variabilidad y heterogeneidad con que se producen los anticuerpos en esta nueva enfermedad.

Una sencilla escala de afectación multiorgánica elaborada en este trabajo guarda relación con el nivel de anticuerpos desarrollados en el periodo posterior a la infección, pero su significancia clínica es limitada ya que en términos de relevancia parece ser que importa más la calidad que la cantidad de los anticuerpos.

Tal vez el hallazgo más provocador sea la tendencia que encontramos entre el nivel de anticuerpos anti-N y los síntomas persistentes, que plantea una respuesta a las causales de la indefinida terminología conocida como “Long Covid”. Si se validan nuestros hallazgos se reafirman los descubrimientos recientes sobre cierto subproducto de la reacción inmune y plantea además efectos colaterales a largo plazo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 - Arevalo-Rodriguez I, Buitrago-Garcia D, Simancas-Racines D, Zambrano-Achig P, del Campo R, Ciapponi A, et al. False-negative results of initial RT-PCR assays for COVID-19: A systematic review. PLoS One. 2020 Dec 10;15(12):e0242958. doi: 10.1371/journal.pone.0242958 [ Links ]

2 - Caruana G, Croxatto A, Coste AT, Opota O, Lamoth F, Jaton K, et al. Diagnostic strategies for SARS-CoV-2 infection and interpretation of microbiological results. Clin Microbiol Infect. 2020;26(9):1178-1182. doi:10.1016/j.cmi.2020.06.019 [ Links ]

3 - Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Using Antigen Tests. Interim Guidance for Antigen Testing for SARS-CoV-2. [Internet]. 16 de diciembre 2020. [Citado 3 de enero 2021]. Disponible en Disponible en https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/lab/resources/antigen-tests-guidelines.htmlLinks ]

4 - Dinnes J, Deeks JJ, Adriano A, Berhane S, Davenport C, Dittrich S, et al. Rapid, point-of-care antigen and molecular-based tests for diagnosis of SARS-CoV-2 infection. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, 26 Issue 8. Art. No.: CD013705. DOI: 10.1002/14651858.CD013705. [ Links ]

5 - Suhandynata RT, Hoffman MA, Kelner MK, McLawhon RW, Reed SL, Fitzgerald RL. Longitudinal monitoring of SARS-CoV-2 IgM and IgG seropositivity to detect COVID-19. J Appl Lab Med 2020;jfaa079. https://doi.org/10.1093/jalm/jfaa079.Links ]

6 - Watson J, Richter A, Deeks J. Testing for SARS-COV-2 antibodies. BMJ 2020; 370: m3325. doi.org/10.1136/bmj.m3325 [ Links ]

7 - Deeks JJ, Dinnes J, Takwoingi Y, Davenport C, Spijker R, Taylor-Phillips S, et al. Antibody tests for identification of current and past infection with SARS-CoV-2. Cochrane Database of Systematic Reviews 2020, Issue 6. Art. No.: CD013652. DOI: 10.1002/14651858.CD013652 [ Links ]

8 - Berber B, Aydin C, Kocabas F, Guney-Esken G, Yilancioglu K, Karadag-Alpaslan M, et al. Gene editing and RNAi approaches for COVID-19 diagnostics and therapeutics. Gene Ther. 2020; 14:1-16. doi: 10.1038/s41434-020-00209-7. [ Links ]

9 - Li K, Huang B, Wu M, Zhong A, Li L, Cai Y, et al. Dynamic changes in anti-SARS-CoV-2 antibodies during SARS-CoV-2 infection and recovery from COVID-19. Nature Communications 2020; 11:6044 | https://doi.org/10.1038/s41467-020-19943-yLinks ]

10 - Ejazi SA, Ghosh S, Ali N. Antibody detection assays for COVID-19 diagnosis: an early overview. Immunol Cell Biol. 2020 Aug 30. 99 (1) doi: 10.1111/imcb.12397 [ Links ]

11 - Phipps WS, SoRelle JA, Li QZ, Mahimainathan L, Araj E, Markantonis J, et al. SARS-CoV-2 Antibody Responses Do Not Predict COVID-19 Disease Severity. Am J Clin Pathol 2020;XX:154 (4) 0-0, DOI: 10.1093/AJCP/AQAA123 [ Links ]

12 - Iyer AS, Jones FK, Nodoushani A, Kelly M, Becker M, Slater D, et al. Persistence and decay of human antibody responses to the receptor binding domain of SARS-CoV-2 spike protein in COVID-19 patients. Sci Immunol. 2020 Oct 8;5(52):eabe0367. doi: 10.1126/sciimmunol.abe0367. [ Links ]

13 - Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social-Paraguay. Protocolo para categorización de riesgo y manejo del Personal de Salud expuesto y contacto de caso positivo para SAR-COV-2. 2020. (Internet). Citado el 30 diciembre 2020. Disponible en Disponible en https://www.mspbs.gov.py/dependencias/portal/adjunto/6190c8-20200721Categorizacionriesgo PNIAASFinal.pdfLinks ]

14 - Pan American World Health Organization. Laboratory Guidelines for the Detection and Diagnosis of COVID-19 Virus Infection [Internet]. Washington DC: PAHO/WHO; 2020 [citado 8 abril 2020]. Disponible en: Disponible en: https://www.paho.org/En/Documents/Laboratory-Guidelines Detection-And-Diagnosis-Covid-19-Virus-InfectionLinks ]

15 - Namekar M, Ellis EM, O'Connell M, Elm J, Gurary A, Park SY, et al. Development and Validation of the Elecsys Anti-SARS-CoV-2 Immunoassay as a Highly Specific Tool for Determining Past Exposure to SARS-CoV-2. J Clin Microbiol; 2020; 58:e01694-20. https://doi.org/10.1128/JCM .01694-20. [ Links ]

16 - Food and Drugs Administration (FDA) Elecsys Anti-SARS-CoV-2 S - FDA: (21 U.S.C. §360bbb-3). (Internet) EEUU; 2020. (Citado 30 de diciembre de 2020). Disponible en Disponible en https://www.fda.gov/media/144034/downloadLinks ]

17 - National SARS-CoV-2 Serology Assay Evaluation Group. Performance characteristics of five immunoassays for SARS-CoV-2: a head-to-head benchmark comparison. Lancet Infect Dis. 2020 Dec;20(12):1390-1400. doi: 10.1016/S1473-3099(20)30634-4. [ Links ]

18 - Gudbjartsson DF, Norddahl GL, Melsted P, Gunnarsdottir K, Holm H, Eythorsson E, et al. Humoral Immune Response to SARS-CoV-2 in Iceland. N Engl J Med 2020;383:1724-34. DOI: 10.1056/NEJMoa2026116 [ Links ]

19 - Food and Drug Administration (FDA). Elecsys Anti-SARS-CoV-2 - FDA. (Internet). EEUU; 2020 (Citado 30 diciembre 2020). Disponible en Disponible en https://www.fda.gov/media/137605/downloadLinks ]

20 - Razali NM, Wah YB. Power comparisons of Shapiro-Wilk, Kolmogorov-Smirnov, Lilliefors and Anderson-Darling tests. Journal of Statistical Modeling and Analytics 2011; ; 2(1) : 21-33. [ Links ]

21 - Organización Panamericana de Salud (OPS). Reporte de situación N°31 OPS/OMS Paraguay. 23 de octubre 2020. (Internet). Citado el 3 de enero 2021. Disponible en Disponible en https://www.paho.org/es/file/77516/download?token=P7coQQ2dLinks ]

22 - Zhao J, Yuan Q, Wang H, Liu W, Liao X, Su Y, et al. Antibody Responses to SARS-CoV-2 in Patients With Novel Coronavirus Disease 2019. Clin Infect Dis. 2020;71(16):2027-2034. doi:10.1093/cid/ciaa344 [ Links ]

23 - Watson J, Whiting PF, Brush JE. Interpreting a covid-19 test result. BMJ. 2020 May 12;369:m1808. doi: 10.1136/bmj.m1808. [ Links ]

24 - Galanis P, Vraka I, Fragkou D, Bilali A, Kaitelidou D. Seroprevalence of SARS-CoV-2 antibodies and associated factors in health care workers: a systematic review and meta-analysis. J Hosp Infect. 2020; 108:120-134. doi:10.1016/j.jhin.2020.11.008 [ Links ]

25 - Ariza B, Torres X, Salgado D, Cepeda M, Restrepo CG, Castellanos JC, et al. Seroprevalence and seroconversión rates to SARS-COV-2 I interns, residents, and medical doctors in a University Hospital in Bogotá, Colombia. MedRxiv 2020; doi: https://doi.org/10.1101/2020.09.15.20195313Links ]

26 - Silva VO, de Oliveira EL, Castejon MJ, Yamashiro R, Ahagon CM, López-Lopes GI, et al. Prevalence of antibodies against SSARS-COV-2 in professionals of a public health laboratory at Sao Paulo, SP-Brazil. MedRxiv 2020; doi: https://doi.org/10.1101/2020.10.19.20213421 Links ]

27 - Algaissi A, Alfaleh MA, Hala S, Abujamel TS, Alamri SS, Almahboub SA, et al. SARS‑CoV‑2 S1 and N‑based serological assays reveal rapid seroconversion and induction of specific antibody response in COVID‑19 patients. Sci Rep. 2020 Oct 6;10(1):16561. doi: 10.1038/s41598-020-73491-5 [ Links ]

28 - Bruni M, Cecatiello V, Diaz-Basabe A, Lattanzi G, Mileti E, Monzani S, et al. Persistence of Anti-SARS-CoV-2 Antibodies in Non-Hospitalized COVID-19 Convalescent Health Care Workers. J. Clin. Med. 2020, 9, 3188; doi:10.3390/jcm9103188 [ Links ]

29 - Montesinos I, Gruson D, Kabamba B et al. Evaluation of two automated and three rapid lateral flow immunoassays for the detection of anti-SARS-CoV-2 antibodies. Journal of Clinical Virology 128 (2020) 104413. doi.org/10.1016/j.jcv.2020.104413 [ Links ]

30 - Isabel M, Damien G, Benoit K, Hafid D, Soleimani R, Vincenzo C, et al. Performance characteristics of five immunoassays for SARS-CoV-2: a head-to-head benchmark comparison. Lancet Infect Dis 2020; doi.org/10.1016/S1473-3099(20)30634-4 [ Links ]

31 -Rijkers G, Murk JL, Wintermans B, van Looy B, van den Berge M, Veenemans J, et al.Differences in Antibody Kinetics and Functionality between Severe and Mild Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 Infections. J Infect Dis. 2020 Sep 14; 222(8):1265-1269. doi: 10.1093/infdis/jiaa463. [ Links ]

32 - Schwarzkop S, Krawcyk A, Knop D et al. Cellular Immunity in COVID-19 Convalescents with PCR-Confirmed Infection but with Undetectable SARS-CoV-2-Specific IgG. Emerging Infectious Diseases 2021; 27 (1): 122-129. doi: https://doi.org/10.3201/eid2701.203772 Links ]

33 - Agarwal A, Mukherjee A, Kumar G, Chatterjee P, Bhatnagar T, Malhotra P; PLACID Trial Collaborators. Convalescent plasma in the management of moderate covid-19 in adults in India: open label phase II multicentre randomised controlled trial (PLACID Trial). BMJ . 2020;371:m3939. DOI: 10.1136/bmj.m3939 [ Links ]

34 - Wang J, Chen C, Li Q et al. COVID-19 confirmed patients with negative antibodies results. BMC Infectious Diseases (2020) 20:698; doi.org/10.1186/s12879-020-05419-3 [ Links ]

35 - Buckland M, Galloway J, Fhogartaigh C et al. Treatment of COVID-19 with remdesivir in the absence of humoral immunity: a case report. Nat Commun 2020 11 doi: 10.1038/s41467-020-19761-2 [ Links ]

36 - Hausmann O, Warnatz K. Immunodeficiency in adults: a practical guide for the allergist. Allergo J Int 2014;23:261-8. doi: 10.1007/s40629-014-0030-4 [ Links ]

37 - Lippi G, Simundic AM, Plebani M. Potential preanalytical and analytical vulnerabilities in the laboratory diagnosis of coronavirus disease 2019 (COVID-19). Clin Chem Lab Med. 2020 Jun 25;58(7):1070-1076. doi: 10.1515/cclm-2020-0285. PMID: 32172228. [ Links ]

38 - Li D, Wang D, Dong J et al. False-Negative Results of Real-Time Reverse-Transcriptase Polymerase Chain Reaction for Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2: Role of Deep-Learning-Based CT Diagnosis and Insights from Two Cases. Korean J Radiol. 2020 Apr;21(4):505-508. doi: 10.3348/kjr.2020.0146 [ Links ]

39 - Wikramaratna Paul S, Paton Robert S, Ghafari Mahan et al. Estimating the false-negative test probability of SARS-CoV-2 by RT-PCR. Euro Surveill. 2020;25(50):pii=2000568. https://doi.org/10.2807/1560-7917.ES.2020.25.50.2000568 [ Links ]

40 - World Health Organization (WHO). Diagnostic testing for SARS-CoV-2: Interim Guidance. 11 de setiembre 2020. (Internet). Citado el 5 de enero 2021. Disponible en Disponible en https://www.who.int/publications/i/item/diagnostic-testing-for-sars-cov-2Links ]

41 - Hanson K, Caliendo A, Arias C et al. The Infectious Diseases Society of America Guidelines on the Diagnosis of COVID-19: Molecular Diagnostic Testing (Internet). Last updated December 23, 2020. (Citado el 3 de enero 2021). Disponible en Disponible en https://www.idsociety.org/COVID19guidelines/dx . [ Links ]

42 - Chou R, Dana T, Buckley DI et al. Epidemiology of and Risk Factors for Coronavirus Infection in Health Care Workers: A Living Rapid Review. Ann Intern Med. 2020 Jul 21;173(2):120-136. doi: 10.7326/M20-1632. [ Links ]

43 - Kim R, Nachman S, Fernandes R et al. Comparison of COVID-19 infections among healthcare workers and non-healthcare workers. PLoS ONE 2020; 15(12): e0241956. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0241956 [ Links ]

44 - Hamiel U, Kozer E, Youngster I. SARS-CoV-2 Rates in BCG-Vaccinated and Unvaccinated Young Adults. JAMA. 2020;323(22):2340-2341. doi:10.1001/jama.2020.8189 [ Links ]

45 - Escobar LE, Molina-Cruz A, Barillas-Mury C. BCG vaccine protection from severe coronavirus disease 2019 (COVID-19). Proc Natl Acad Sci U S A. 2020 Jul 28;117(30):17720-17726. doi: 10.1073/pnas.2008410117 [ Links ]

46 - Junqueira-Kipnis, A.P., dos Anjos, L.R.B., Barbosa, L.C.D. et al. BCG revaccination of health workers in Brazil to improve innate immune responses against COVID-19: A structured summary of a study protocol for a randomised controlled trial. Trials 2020; 21, 881. https://doi.org/10.1186/s13063-020-04822-0 [ Links ]

47 - Rosendahl A, Schaltz-Buchholzer F, Benfield T et al. Using BCG vaccine to enhance non-specific protection of health care workers during the COVID-19 pandemic: A structured summary of a study protocol for a randomised controlled trial in Denmark. Trials 2020; 21:799. doi: 10.1186/s13063-020-04714-3 [ Links ]

48 - Ly S, Fortas C, Duong V, et al. Asymptomatic Dengue Virus Infections, Cambodia, 2012-2013. Emerg Infect Dis. 2019;25(7):1354-1362. doi:10.3201/eid2507.181794 [ Links ]

49 - Nicolelis M, Raimundo R, Peixoto P et al. How superspreader cities, highways, hospital bed availability ad dengue fever influenced the COVID-19 epidemic in Brazil. MedRxiv 2020; doi: https://doi.org/10.1101/2020.09.19.20197749Links ]

50 - Birger R, Morita H, Comito D, et al. Asymptomatic Shedding of Respiratory Virus among an Ambulatory Population across Seasons [published correction appears in mSphere. 2018 Dec 12;3(6):]. mSphere . 2018;3(4):e00249-18. doi:10.1128/mSphere .00249-18 [ Links ]

51 - CDC COVID-19 Response Team. Characteristics of Health Care Personnel with COVID-19 - United States, February 12-April 9, 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020 Apr 17;69(15):477-481. doi: 10.15585/mmwr.mm6915e6. PMID: 32298247. [ Links ]

52 - Mutambudzi M, Niedwiedz C, Macdonald EB et al. Occupation and risk of severe COVID-19: prospective cohort study of 120 075 UK Biobank participants. Occup Environ Med 2020;0:1-8. doi:10.1136/oemed-2020-106731 [ Links ]

53 - Bandyopadhyay S, Baticulon RE, Kadhum M, et al. Infection and mortality of healthcare workers worldwide from COVID-19: a systematic review. BMJ Global Health 2020;5:e003097. doi:10.1136/bmjgh-2020-003097 [ Links ]

54 - Wolff F, Dahma H, Duterme C et al. Monitoring antibody response following SARS-CoV-2 infection: diagnostic efficiency of 4 automated immunoassays. Diagn Microbiol Infect Dis. 2020 Nov;98(3):115140. doi: 10.1016/j.diagmicrobio.2020.115140. [ Links ]

55 - Long Q, Deng H, Chen J, et al. Antibody responses to SARSCoV-2 in COVID-19 patients: the perspective application of serological tests in clinical practice. MedRxiv 2020. https://doi.org/10.1101/2020.03.18.20038018. [ Links ]

56 - Röltgen K, Powell AE, Wirz OF et al. Defining the features and duration of antibody responses to SARS-CoV-2 infection associated with disease severity and outcome. Sci Immunol. 2020 Dec 7;5(54):eabe0240. doi: 10.1126/sciimmunol.abe0240. [ Links ]

57 - Ibarrondo F, Fulcher J, Goodman D et al. Rapid Decay of Anti-SARS-CoV-2 Antibodies in Persons with Mild Covid-19. N Engl J Med 2020; 383(11). doi: 10.1056/NEJMc2025179 [ Links ]

58 - Choe PG, Kim KH, Kang CK et al. Antibody Responses 8 Months after Asymptomatic or Mild SARS-CoV-2 Infection. Emerg Infect Dis. 2020 Dec 22;27(3). doi: 10.3201/eid2703.204543 [ Links ]

59 - Callow K, Parry H, Sergeant M et al. The time course of the immune response to experimental coronavirus infection of man. Epidemiol. Infect. 1990; 105, 435-446. doi: 10.1017/s0950268800048019 [ Links ]

60 - Chen Y, Zuiani A, Fischinger S, et al. Quick COVID-19 Healers Sustain Anti-SARS-CoV-2 Antibody Production. Cell. 2020; 183(6):1496-1507.e16. doi:10.1016/j.cell.2020.10.051 [ Links ]

61 - Frasca D, Reidy l, Cray C et al. Effects of obesity on serum levels of SARS-CoV-2-specific antibodies in COVID-19 patients. MedRxiv 2020; doi: https://doi.org/10.1101/2020.12.18.20248483Links ]

62 - Hotamisligil GS. Inflammation, metaflammation and immunometabolic disorders. Nature. 2017;542(7640):177-85. doi: 10.1038/nature21363 [ Links ]

63 - Rebello CJ, Kirwan JP, Greenway FL Obesity, the most common comorbidity in SARS-CoV-2: is leptin the link?. Int J Obes 44, 1810-1817 (2020). https://doi.org/10.1038/s41366-020-0640-5Links ]

64 - Shields AM, Faustini SE, Perez-Toledo M, et al. Serological responses to SARS-CoV-2 following non-hospitalised infection: clinical and ethnodemographic features associated with the magnitude of the antibody response. MedRxiv. 2020;2020.11.12.20230763. doi:10.1101/2020.11.12.20230763 [ Links ]

65 - Leentjens J, Kox M, Stokman R et al. BCG Vaccination Enhances the Immunogenicity of Subsequent Influenza Vaccination in Healthy Volunteers: A Randomized, Placebo-Controlled Pilot Study. J Infect Dis. 2015;212(12):1930-8. doi: 10.1093/infdis/jiv332. [ Links ]

66 - Kleinnijenhuis J, Quintin J, Preijers F et al. Bacille Calmette-Guerin induces NOD2-dependent nonspecific protection from reinfection via epigenetic reprogramming of monocytes. Proc Natl Acad Sci U S A. 2012 Oct 23;109(43):17537-42. doi: 10.1073/pnas.1202870109. [ Links ]

67 - Sharma A, Sharma S, Shi Y et al. BCG vaccination policy and preventive chloroquine usage: do they have an impact on COVID-19 pandemic?. Cell Death and Disease 2020; 11:516.doi: 10.1038/s41419-020-2720-9 [ Links ]

68 - Kembuan GJ. Dengue serology in Indonesian COVID-19 patients: Coinfection or serological overlap? IDCases. 2020;22:e00927. doi: 10.1016/j.idcr.2020.e00927. [ Links ]

69 - Yan G, Lee CK, Lam LTM et al. Covert COVID-19 and false-positive dengue serology in Singapore. Lancet Infect Dis . 2020;20(5):536. doi: 10.1016/S1473-3099(20)30158-4. [ Links ]

70 - Katzelnick LC, Gresh L, Halloran ME et al. Antibody-dependent enhancement of severe dengue disease in humans. Science. 2017 Nov 17;358(6365):929-932. doi: 10.1126/science.aan6836. [ Links ]

71 - Arvin AM, Fink K, Schmid MA et al. A perspective on potential antibody-dependent enhancement of SARS-CoV-2. Nature . 2020 Aug;584(7821):353-363. doi: 10.1038/s41586-020-2538-8 [ Links ]

72 - Long QX, Tang XJ, Shi QL et al. Clinical and immunological assessment of asymptomatic SARS-CoV-2 infections. Nat Med. 2020: 26(8):1200-1204. doi: 10.1038/s41591-020-0965-6. [ Links ]

73 - Wang P, Liu L, Nair M et al. SARS-CoV-2 neutralizing antibody responses are more robust in patients with severe disease, Emerging Microbes & Infections 2020; 9:1, 2091-2093, DOI: 10.1080/22221751.2020.1823890 [ Links ]

74 - Bastard P, Rosen LB, Zhang Q et al. Autoantibodies against type I IFNs in patients with life-threatening COVID-19. Science . 2020 ;370(6515):eabd4585. doi: 10.1126/science.abd4585. [ Links ]

75 - Lumley SF, O'Donnell D, Stoesser NE et al. Antibody Status and Incidence of SARS-CoV-2 Infection in Health Care Workers. N Engl J Med. 2020; NEJMoa2034545. doi: 10.1056/NEJMoa2034545. [ Links ]

Como referenciar este artículo:

Pérez Bejarano D, López E, Duarte J, Grijalba R, González A, Cuenca E, et al. Desempeño diagnóstico de prueba serológica, respuesta de anticuerpos y correlación con características clínicas en trabajadores de salud con COVID-19 del Hospital General de Luque. Rev. salud publica Parag. 2021; 11(1):8-19

3Fuente de financiación: Ninguna

Recibido: 04 de Diciembre de 2020; Aprobado: 18 de Febrero de 2021

Correspondencia: Domingo Pérez Bejarano Correo electrónico: domineumo@yahoo.com

Responsable editorial: Miriam Espinola-Canata

Conflicto de intereses: Ninguno

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons