SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.43 número1MANEJO Y TRATAMIENTO DE PACIENTES CON DIAGNÓSTICO DE HIDATIDOSIS HEPÁTICA EN EL HOSPITAL NACIONAL DE ITAUGUÁ“RINOPLASTIA DEFINITIVA EN PACIENTES CON FISURA LABIOPALATINA UNILATERAL” índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Cirugía paraguaya

versión On-line ISSN 2307-0420

Rev. Cir. Parag. vol.43 no.1 Asunción abr. 2019

https://doi.org/10.18004/sopaci.2019.abril.12-15 

ARTICULO ORIGINAL

MEDIASTINITIS AGUDA. ANALISIS RETROSPECTIVO DE 12 CASOS

ACUTE MEDIASTINITIS. RETROSPECTIVE ANALYSIS OF 12 CASES

Ismael Zelada1 

César Farina1 

Chong Lee1 

Ángel Agüero1 

1Universidad Nacional de Asunción, Facultad de Ciencias Medicas, Hospital de Clínicas. San Lorenzo - Paraguay


RESUMEN

La mediastinitis aguda es la infección o inflamación del tejido conectivo laxo que envuelve el mediastino. Las causas más frecuentes son las originadas por perforación esofágica, absceso cervical y cirugía cardiaca. El tratamiento temprano adecuado contribuye a la reducción de la mortalidad.

Objetivo:

Exponer la experiencia del Departamento de Cirugía Torácica del Hospital de Clínicas de San Lorenzo en el manejo de lamediastinitis aguda de 2016 a 2018.

Material y Metodología:

Estudio observacional, descriptivo, retrospectivo, de corte transversal, del 2016 al 2018.

Resultados:

12 pacientes conmediastinitis aguda, con predominio del sexo masculino, con 43 años de edad en promedio. Las causas fueron la perforación esofágica por ingesta de cuerpo extraño y la de origen odontógeno. El germen más frecuente fue el Streptococcussp. Se realizó toracotomía y/o cervicotomía en 75% de los casos. La demora para consultar fue de 4,58 días en promedio y la estancia hospitalaria de 19,2 días. El derrame pleural fue la única complicación encontrada en el 33% de los pacientes. La mortalidad fue del 25%.

Conclusión:

En nuestra serie, se presentó una mortalidad elevada. La perforación esofágica fue la causa más frecuente, con predominio en hombres, con 43 años de edad en promedio.

Palabras clave: mediastinitis aguda; perforación esofágica; absceso cervical

ABSTRACT

Acute mediastinitis is the infection or inflammation of the connective tissue that surrounds the mediastinum. The most frequent causes are those caused by esophageal perforation, cervical abscess and cardiac surgery. Early treatment can reduce mortality.

Objective:

Present the experience of the Department of Thoracic Surgery of the Hospital of Clinics of San Lorenzo in the management of acute mediastinitis from 2016 to 2018.

Material and Methodology:

Observational, descriptive, retrospective, cross-sectional study, from 2016 to 2018.

Results :

12 patients with acute mediastinitis, predominantly male, with an average of 43 years of age. The causes were perforation by the foreign body and odontogen origin. The most frequent germ was Streptococcus sp. Thoracotomy and / or cervicotomy were performed in 75% of the cases. The delay to consult was 4.58 days on average and the hospital stay of 19.2 days. Pleural effusion was the only complication found in 33% of patients. The mortality was 25%.

Conclusion:

In our series. Esophageal perforation was the most frequent cause, with predominance in men, with an average of 43 years of age.

Keywords: acute mediastinitis; esophageal perforation; cervical abscess

INTRODUCCIÓN

La mediastinitis aguda es la infección o inflamación del tejido conectivo laxo que envuelve el mediastino1. Es una enfermedad de baja incidencia, pero con elevada mortalidad. Puede deberse a diferentes causas, pero las más frecuentes son las originadas por perforación esofágica (iatrogénicas o por cuerpo extraño ingerido), absceso cervical (odontógeno) y post-cirugía cardiaca con esternotomía2.

El diagnóstico debe establecerse de forma precoz. La mediastinitis postoperatoria se confirma con los criterios establecidos por el Center for Disease Control and Prevention3. En la Mediastinitis por perforación esofágica, los síntomas más frecuentes que podemos constatar son el dolor retroesternal, que está casi siempre presente, y la dificultad para tragar4.En la Mediastinitis descendente necrotizante observaremos la presencia de tumefacción y dolor cervical con disfagia, odinofagia y, en ocasiones, con compromiso ventilatorio5,1.

La Tomografía Computarizada (Figura 1) es la técnica de elección tanto para el diagnóstico como para el seguimiento de la Mediastinitis. Las colecciones de líquido mediastínicoloculadas o las burbujas de aire en el mediastino tienen una sensibilidad y especificidad cerca del 100%, salvo en las Mediastinitis postoperatorias, en las que estas imágenes en los primeros 14 días pueden ser interpretadas como cambios radiológicos postquirúrgicos no complicados6,1. Otros hallazgos tomográficos son: atenuación de la grasa mediastínica, ensanchamiento mediastínico, derrames pleurales, derrame pericárdico y presencia de ganglios linfáticos agrandados6. En el caso de sospecha de perforación esofágica, la ingesta oral de contraste hidrosoluble puede darnostambién la localización precisa de la perforación para programar el abordaje quirúrgico.La resonancia magnética (RM) no aporta más información que la TC7. El esofagograma es menos preciso que la TC con contraste oral y la exploración endoscópica del esófago perforado habitualmente no es adecuada salvo para la extracción de cuerpos extraños8.

El cultivo de microorganismos establece el diagnóstico de Mediastinitis, pero no hay que esperar este resultado para poder iniciar el tratamiento9,1.

La instauración temprana de un tratamiento adecuado a la etiopatogenia, debería contribuir a la reducción de la mortalidad10. Los principios fundamentales del tratamiento son la eliminación del foco séptico, la provisión de un drenaje adecuado, el aumento de las defensas del huésped (antibióticos) y el mantenimiento de una adecuada nutrición11.

El drenaje quirúrgico es el estándar de oro, pero el enfoque quirúrgico del mediastino y, en particular, la forma de drenaje mediastínico varían desde el drenaje cervical únicamente al drenaje cervical junto con toracotomía o toracoscopia de rutina12,13,14.

En la mediastinitis descendente se debe realizar un abordaje cervical agresivo (cervicotomía). El mediastino antero-superior o postero-superior puede abordarse por vía transcervical13,14. Si la infección se expande por debajo de la carina o la vértebra T4, se debe considerar un abordaje transtorácico13. El desbridamiento del tejido necrótico es esencial12,15. Hay evidencias de las ventajas de la toracotomía posterolateral agregada al drenaje cervical16. El tratamiento de la mediastinitis aguda por perforación esofágica consiste en nutrición parenteral o enteral, administración de antibióticos, succión nasogástrica, administración de bloqueadores H2 y drenaje pleural17. La intervención quirúrgica está indicada en una etapa temprana. El método de elección es la reparación primaria reforzada por un colgajo de tejido bien vascularizado, y desbridamientomediastínico. La resección debe realizarse solo en casos excepcionales, como enfermedades esofágicas subyacentes o neoplasias malignas17,18. En casos de demora, algunos autores sugieren la esofagectomía, mientras que otros insisten en la reparación primaria independientemente del momento de la presentación17,19. En casos más avanzados se han recomendado la exclusión esofágica, la diversión esofágica o la extirpación con esofagostomía cervical y gastrostomía19,20. Las endoprótesis metálicas cubiertas autoexpandiblesson útiles para tratar perforaciones y fístulas esofágicas malignas21.

En la mediastinitis Postoperatoria con esternotomia extensa, el músculo más comúnmente utilizado para la reconstrucción del esternón es el pectoral mayor, seguido del recto abdominal y los colgajos de omento mayor22,23. El cierre asistido por vacío representa una modalidad alternativa segura para la cicatrización de heridas en pacientes con infección esternal profunda24.

MATERIALES Y MÉTODO

Estudio descriptivo, observacional, retrospectivo, de corte transversal, con componente analítico

Criterios de inclusión: Pacientes hospitalizados en los diversos servicios del Hospital de Clínicas, evaluados por el departamento de Cirugía Torácica, con diagnóstico de mediastinitis aguda.

Muestreo: No probabilístico de casos estadísticos.

Variables: Sexo, edad, etiología, tratamiento, germen, complicaciones, reintervenciones, tiempo de evolución, días de internación, deceso.

Asuntos éticos: La revisión de las historias clínicas no ocasionará ningún daño a los pacientes, tanto la identidad como los datos de cada paciente será confidencial.

RESULTADOS

Durante el período dicho, tratamos 12 casos de Mediastinitis aguda, 9 (75%) eran masculinos y 3 (25%) femeninos. La edad promedio fue de 43 (±17) años, siendo el más joven de 18 años y el más anciano de 74 años. En 8 casos (67%) la etiología más frecuente fue la ingestión de cuerpos extraños, seguida de absceso dental con 3 pacientes (25%), y un caso de mediastinitis por complicación de una laringuectomía por cáncer de laringe. Los días de evolución transcurridos desde el inicio del cuadro hasta el ingreso fueron, en promedio 4,58 (±3,1), siendo el mayor de 9 días y el menor de 1 día. En cuanto al tratamiento, 3 (25%) pacientes fueron sometidos a toracotomía sola, todos ellos por ingestión de cuerpo extraño, 4 (33%) a cervicotomía, 2 (17%) a cervicotomía con toracotomía, y 3 (25%) a tratamiento conservador. Cuatro pacientes presentaron complicaciones postoperatorias (33%). Dos de ellos con derrame pleural izquierdo y los otros dos con derrame pleural derecho. Tres de estas complicaciones se vieron en los que presentaron rotura esofágica por ingestión de cuerpo extraño y una por absceso dentario. Las reintervenciones se realizaron en estos cuatro pacientes mencionados, realizando toracotomías en dos ocasiones (50%) y colocación de Tubo Pleural en las otras dos (50%). Uno de ellos requirió una tercera reintervención para la realización de diversión esofágica y gastrostomía. Los gérmenes aislados de las secreciones mediastinales o cervicales fueron en 2 ocasiones Staphilococcus epidermidis y streptococcus viridans, respectivamente; también se aislaron Streptococcus Anginosus, Micrococcusluteus, Streptococcus Constellatus, Staphylococcuslaminis; en una ocasión no se pudo aislar el germen. Los días que permanecieron internados fueron en promedio 19,2 (±15,6), siendo el mayor de 66 días y el menor de 1 sólo día, este último con desenlace fatal. Tres de los doce pacientes (25%)fallecieron, todos ellos por perforación esofágica por ingestión de cuerpo extraño.

Figura 1: Mediastinitis por perforación esofágica por ingesta de cuerpo extraño. En “A” se observa cuerpo extraño en esófago (imagen hiperdensa alargada transversal), enfisema periesofágico e imágenes de colecciones líquidas pequeñas. En “B” se observa derrame pleural bilateral a predominio del lado derecho. 

DISCUSIÓN

El grupo de 12 pacientes con mediastinitis aguda en los últimos 3 años, corresponde a una serie importante para un solo Hospital. Existe discrepancia en el manejo y tratamiento entre los diferentes autores, ya que los trabajos publicados abordan diferentes aspectos de la enfermedad y con protocolos de estudios no comparables. Además, hay que considerar, que la patología estudiada ofrece razones para aumentar tales discrepancias: la baja incidencia, la patogenia multifactorial, el actuar diferente de los profesionales ante cada situación y los factores referentes al paciente. Según Deu25, en 2008 existió una relación global de los hombres con Mediastinitis Aguda respecto a las mujeres de 4,6 a 1 y una edad media de 63,3 años. Otros autores señalan una relación más estrecha de tan solo 1,33 a 1, y una edad promedio de 30 años26. Lindenmann en 201327 encontró que la perforación esofágica fue más frecuente en hombres (72%) que en mujeres (27%) y la edad promedio fue de 62 años. En este trabajo, la relación hombre: mujer fue de 3 a 1, y la edad promedio de 43 años, se encuentra en un rango intermedio a lo citado, probablemente porque la distribución según la etiología varíe según las series.La causa más frecuente de mediastinitis aguda fue la perforación esofágica. Este dato coincide con los publicados por Nguyen28 y Macrí29, pero difieren de éstos en la etiología de la perforación, ya que en este trabajo la única causa de perforación es la ingesta de cuerpo extraño, a diferencia de los autores citados, quienes encontraron que la causa más frecuente es la iatrogénica. Esta diferencia se debería a que en nuestro Hospital no se realizan endoscopias terapéuticas en un número considerable. La demora entre el inicio del cuadro y el ingreso al hospital es de 4,58 días. Estos datos se encuentran en un rango intermedio con los hallados por Mora30, con 8 días de demora en promedio, y Chen31, con un promedio de 2,7 días. Macrí29 refiere demoras por menos de 24 horas en el 87,5% de sus casos, que son en su mayoría, mediastinitis por perforación esofágica instrumental. En todos los pacientes se realizó tratamiento antibiótico empírico desde el ingreso, intentando cubrir la flora habitual. Se efectuó algún tipo de cirugía a 9 de 12 pacientes. Los 3 pacientes no operados por presentar una evolución clínica favorable desde el inicio han respondido positivamente a la terapia conservadora. El desbridamiento cervical y la toracotomía fueron las cirugías más frecuentes practicadas. No se realizó mediastinoscopías ni videotoracoscopías porque no se consideró como una vía de abordaje apropiada en ningún caso. Estos resultados son similares a la revisión de Wheatley32 o los resultados de Makeieff9. Sin embargo, no concuerda con el trabajo de Lindenmann27, donde solo el 55% de los pacientes fueron sometidos a cirugía al diagnosticarse perforación esofágica, realizando tratamiento conservador en el 45% de los casos. En la serie reportada en este trabajo, sólo un paciente con perforación esofágica por cuerpo extraño no fue sometido a cirugía, con resolución del cuadro mediante extracción endoscópica y tratamiento antibiótico empírico. El promedio de intervenciones practicadas en esta serie es de 1,55 por paciente. Este dato no concuerda con Misthos33, quien encontró un promedio de 2,8; ni con Macrí29, con un promedio de 3,3; o Deu25, con 2,2.Entre las complicaciones, el 33% presentó derrame pleural. Esto puede ser comparable con la serie reportada por Cunha en 200534, con cifras de 23,8% para dichas complicaciones. Los gérmenes aislados en esta serie fueron en su mayoría Streptococcussp. Este resultado concuerda con Deu25, quien encontró dicho germen en 42,7% de los pacientes. Además, en un caso (8%) dio negativo el cultivo de la secreción, lo que no concuerda con la serie de Makeieff(9), quien observa 17% de cultivos negativos. El promedio de días de internación fue de 19,2 (oscilando entre 1 y 66 días). Esto varía mucho en la literatura encontrada, Lindenmann27 encontró un promedio de 10,2 días de internación en 120 pacientes; y Cunha34, un promedio de 26,6 días. La mortalidad global de esta serie fue de 25%. La mediastinitis por perforación esofágica presentó una mortalidad más elevada (3 de 8 pacientes, 37,5%), que la mediastinitis necrotizante descendente (ningún paciente). Comparando con otras series, Macrí29reporta una mortalidad del 15,4%; Tomaselli (35), de 13,2%; Jougon(36), en el año 2004, presenta una mortalidad del 24%, muy similar a la encontrada en este trabajo. Freeman37, reporta 0% de mortalidad para mediastinitis necrotizante descendente, al igual que en esta serie.

CONCLUSIÓN

En esta serie se encontró que la mediastinitis aguda se presentó más frecuentemente en hombres, con edad promedio de 43 años. Las causas más frecuentes en nuestro medio son la perforación esofágica por ingesta de cuerpo extraño y la de origen odontógeno. Se realizó tratamiento quirúrgico en un 75% de los casos, siendo el abordaje de elección la toracotomía y/o cervicotomía según el caso. La demora para consultar fue de 4,58 días en promedio y la estancia hospitalaria en promedio fue de 19,2 días. El derrame pleural fue la única complicación encontrada, que se presentó en el 33% de los pacientes. Todos ellos fueron reintervenidos. La mortalidad en esta serie fue del 25%.

BIBLIOGRAFÍA

1 - Martínez Vallina P, Espinosa Jiménez D, Hernández Pérez L, Triviño Ramírez A. Mediastinitis. Archivos de Bronconeumología. 2011; 47(8): p. 32-36. [ Links ]

2 - Cheng GS, Varghese TK, Park DR. Pneumomediastinum and Mediastinitis. In Stoller JK. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia: Elsevier Saunders; 2016. [ Links ]

3 - Mangram AJ, Horan TC, Pearson ML, Silver LC, Jarvis WR. Hospital Infection Control Practices Advisory Committee. Guidelines for the prevention of surgical site infection. Infect Control Hosp Epidemiol. 1999; 20: p. 247-280. [ Links ]

4 - Ambe P, Weber S, Schauer M, Knoefel W. Swallowed Foreign Bodies in Adults. Dtsch Arztebl Int 2012; 109(50): 869-75. [ Links ]

5 - Guerot E. Mediastinitis después de cirugía cardíaca. EMC-Anestesia-Reanimación. 2013; 39(3): 1-8. [ Links ]

6 - Exarhos DN, Malagari K, Tsatalou EG, Benaki SV, Peppas C, Kotanidou A, et al. Acute mediastinitis: spectrum of computed tomography findings. European Radiology 2005; 15(8): 1569-74. [ Links ]

7 - Brauer RB, Liebermann-Meffert D, Stein HJ, Bartels H, Siewert JR. Boerhaave's syndrome: analysis of the literature and report of 18 new cases. Diseases of the Esophagus. 1997; 10: 64-8. [ Links ]

8 - Johnson SB. Esophageal Trauma. Semin Thorac Cardiovasc Surg. 2008; 20: 46-51. [ Links ]

9 - Makeieff M, Gresillon N, Berthet JP, Garrel R, Crampette L, Marty-Ane C, et al. Management of Descending Necrotizing Mediastinitis. The Laryngoscope 2004; 114: 772-5. [ Links ]

10 - Shields TW. The Mediastinum, Its Compartments, and the Mediastinal Lymph Nodes. In Shields TW, LoCicero J, Reed CE, Feins RH. General Thoracic Surgery. 7th ed.: LWW; 2009. 2556-8. [ Links ]

11 - Wu JT, Mattox KL, Wall Jr MJ. Esophageal Perforations: New Perspectives and Treatment Paradigms. The Journal of TRAUMA Injury, Infection, and Critical Care. 2007; 63(5): p. 1173-84. [ Links ]

12 - Ewing HP, Hardy ID. The Mediastinum. In Baue AE, Geha AS, Hammond GI. Glenn’s thoracic & cardiovascular surgery. 5th ed. Norwalk (CT): Appleton & Lang; 1991. [ Links ]

13 - Marty-Ane CH, Berthe JP, Pegis JD, Rouviere P, Mary H. Management of Descending Necrotizing Mediastinitis: An Aggressive Treatment for an Aggressive Disease. Ann Thorac Surg 1999; 68: 212-7. [ Links ]

14 - Van Natta TL, Lannetoni MD. Acute necrotizing mediastinitis. In: Patterson GA, Cooper JD, Deslauriers J, Lerut A, Luketich JD, Rice TW. Pearson’s thoracic & esophageal surgery. 3rd ed. Philadelphia: Churchill Livingstone; 2008. [ Links ]

15 - Isowa N, Yamada T, Kijima T, Hasegawa K, Chihara K. Successful Thoracoscopic Debridement of Descending Necrotizing Mediastinitis. Ann Thorac Surg. 2004; 77: 1834-7. [ Links ]

16 - Corsten MJ, Shamji FM, Odell PF, Frederico JA, Laframboise GG, Reid KR, et al. Optimal treatment of descending necrotising mediastinitis. Thorax. 1997; 52: p. 702-8. [ Links ]

17 - Eroglu A, Can Kürkçüoglu I, Karaoglanoglu N, Tekinbas C, Yımaz Ö, Baßoglu M. Esophageal perforation: the importance of early diagnosis and primary repair. Diseases of the Esophagus 2004; 17: 91-4. [ Links ]

18 - Kiernan PD, Sheridan MJ, Hettrick V, Vaughan B, Graling P. Thoracic esophageal perforation: one surgeon’s experience. Diseases of the Esophagus . 2006; 19: 24-30. [ Links ]

19 - Salo JA, Seppala KM, Pitkaranta PP, Kivilaakso EO. Spontaneous rupture and functional state of the esophagus. Surgery 1992; 112(5): 897-900. [ Links ]

20 - Kotsis L, Agocs L, Kovacs J. Transhiatal closure of right-sided rupture after a left pneumonectomy. Ann Thorac Surg 1997; 63: 246-7. [ Links ]

21 - Salminen P, Gullichsen R, Laine S. Use of self-expandable metal stents for the treatment of esophageal perforations and anastomotic leaks. Surg Endosc 2009; 23: 1526-30. [ Links ]

22 - Schroeyers P, Wellens F, Degrieck I, De Geest R, Van Praet F, Vermeulen Y, et al. Aggressive primary treatment for poststernotomy acute mediastinitis: our experience with omental- and muscle flaps surgery. European Journal of Cardio-thoracic Surgery 2001; 20: 743-6. [ Links ]

23 - Francel TJ, Kouchoukos DT. A rational approach to wound difficulties after sternotomy: reconstruction and long-term results. The Annals of Thoracic Surgery. 2001; 72(4): 1419-29. [ Links ]

24 - Chinh ND, Trung PV, Bang PH, Chuong PL, Tuy NM. Prise en charge des mediastinites et des abces mediastinaux : a propos de 56 observations. Annales de chirurgie. 2003; 128(8): p. 570-1. [ Links ]

25 - Gustafsson RI, Sjoegren J, Ingemansson R. Deep sternal wound infection: a sternal-sparing technique with vacuum-assisted closure therapy. Ann Thorac Surg . 2003; 76: 2048-3. [ Links ]

26 - Deu MM. Factores de Riesgo de mortalidad en la mediastinitis aguda. 2008. [ Links ]

27 - Razafimanjato NN, Ralaizafindraibe TH, Ramarolahy AR, Rajaonera TA, Rakotovao HJ. Acute descending necrotizing mediastinitis: four years of experience at a hospital center in Madagascar. Medecine et Sante Tropicales. 2018; 28(3): 297-301. [ Links ]

28 - Lindenmann J, Matzi V, Neuboeck N, Smolle-Juettner FM. Management of Esophageal Perforation in 120 consecutive patients: Cllinical impact of a Structured Treatment Algorithm. Journal of Gastrointestinal Surgery 2013; 17(6): 1036-43. [ Links ]

29 - Chinh ND, Trung PV, Bang PH, Chuong PL, Tuy NM. Prise en charge des mediastinites et des abces mediastinaux: a propos de 56 observations. Annales de chirurgie . 2003; 128(8): 570-1. [ Links ]

30 - Macrí P, Jiménez MF, Novoa N, Varela G. Análisis descriptivo de una serie de casos diagnosticados de mediastinitis aguda. Arch Bronconeumol 2003; 39(9): p. 428-30. [ Links ]

31 - Mora R, Jankowska B, Catrambone U, Passalli G, Mora F, Leoncini G, et al. Descending necrotizing mediastinitis: ten years' experience. Ear, Nose &Throat Journal. 2004; 83(11): 776-80. [ Links ]

32 - Chen KC, Chen JS, Kuo SW, Huang PM, Hsu HH, Lee JM, et al. Descending necrotizingmediastinitis:A10-year surgical experience in a single institution. J Thorac Cardiovasc Surg. 2008; 136: p. 191-8. [ Links ]

33 - Wheatley MJ, Stirling MC, Kirsh M, Gago O, Orringer M. Descending Necrotizing Mediastinitis: Transcervical Drainage Is Not Enough. Ann Thorac Surg 1990; 49: 780-4. [ Links ]

34 - Misthos P, Katsaragakis S, Kakaris S, Theodorou D, Skotts I. Descending Necrotizing Anterior Mediastinitis: Analysis of Survival and Surgical Treatment Modalities. Journal of Oral and Maxillofacial Surgery 2007; 65(4): 635-9. [ Links ]

35 - Cunha Fatureto M, Alves Das Neves-Junior M, Cunha de Santana T. Mediastinite aguda. Análise retrospectiva de 21 casos. J Bras Pneumol. 2005; 31(4): 307-11. [ Links ]

36 - Tomaselli F, Maier A, Pinter H, Smolle-Juttner F. Management of Iatrogenous Esophagus Perforation. The Thoracic and Cardiovascular Surgeon. 2002; 50(3): 168-73. [ Links ]

37 - Jougon J, Mc Bride T, Delcambre F, Minniti A, Velly JF. Primary esophageal repair for Boerhaave's syndrome whatever the free interval berween perforation and treatment. European Journal of Cardio-thoracic Surgery . 2003; 25(4): 475-9. [ Links ]

38 - Freeman RK, Vallières E, Verrier ED, Karmy-Jones R, Wood DE. Descending Necrotizing Mediastinitis: An Analysis of the effects of serial surgical debridement on patient mortality. The Journal of Thoracic and Cardiovascular Surgery 2000; 119(2): 260-7. [ Links ]

Recibido: 05 de Abril de 2019; Aprobado: 08 de Abril de 2019

Autor correspondiente: Dr. Ismael Zalada Alvarez. Dr. Insfrán 2345 dpto 22 - Asunción. Cel: 0991 214784.Email:ismaelzelada@hotmail.com

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons