SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número2 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Anales de la Facultad de Ciencias Médicas (Asunción)

versão impressa ISSN 1816-8949

An. Fac. Cienc. Méd. (Asunción) v.42 n.2 Asunción dez. 2009

 

Necrológicas

Prof. Dr. Juan Jaime Bestard Mussi

El maestro se ha ido

Prof. Dr. Antonio Arbo Sosa. Profesor Titular de Pediatría
Jefe del Departamento de Docencia e Investigación del Instituto de Medicina Tropical


El Prof. Dr. Juan Jaime Bestard Mussi falleció en Asunción el 9 de julio del corriente año. Con su muerte, desaparece el mas importante médico pediatra de la historia contemporánea de la medicina paraguaya y deja un vacío que será imposible de llenar. El Prof. Bestard nació el 23 de noviembre de 1931. Fueron sus padres el Dr. Antonio Bestard y la Sra. Ester Mussi de Bestard. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Normal N°1 de Asunción y sus estudios secundarios en el Colegio Internacional de Asunción. Heredó de su padre, uno de los mas importantes profesores de Anatomía descriptiva de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción e ilustre decano, su vocación por la medicina, carrera que estudió en la Universidad Nacional de Asunción, graduándose en el año 1955. Luego de realizar su entrenamiento como residente en la Primera Cátedra de Clínica Médica del Hospital de Clínicas bajo la supervisión del Prof. Carlos Ramírez Boettner, recibió una beca que lo llevó a estudiar a fines del año 1956 a Estados Unidos.

Regresó al Paraguay en el año 1958. Inmediatamente a su arribo se incorporó a la Cátedra de Pediatría en ese entonces bajo la dirección del Prof. Dr. Jorge Hamuy. Recordado como un docente de gran capacidad en la transmisión de conocimientos, realizó su tesis para optar por el cargo de Profesor de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción la cual se versó sobre la Anemia parasitonutricional en niños, en ese momento una dolencia que afectaba profundamente a los niños del país y con gran carga de morbilidad, secuelas y no despreciable mortalidad. Exigía a los demás lo que se exigía a sí mismo: conocer el nombre de cada enfermo y estudiar los casos de los pacientes que se hospitalizaban. El Prof. Bestard ganó en el año 1981 la titularidad de la Cátedra de Pediatría, cargo que lo desempeñó por 10 años.

El Prof. Bestard fue poseedor de un talento médico extraordinario. Adquirió como pocos una formación enciclopédica de la pediatría, con gran versación en temas tan dispares que abarcaban especialidades pediátricas como la neonatología, infectología, reumatología, cardiología. De hecho muchas de estas especialidades tuvieron su origen en nuestro país con el Prof. Bestard. Ejemplo de eso fue que los consultorios de reumatología y cardiología pediátrica eran únicamente realizados por el, alentando a los nuevos pediatras en la especialización en las diferentes ramas de la Pediatría. En el campo de la Infectología organizó y fortaleció la sala de infectología, organizando el Primer Simposio Internacional de Infectología en el año 1990 que consolidó a la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica. Por sus méritos la Sociedad Paraguaya de Infectología lo ha nombrado Miembro Honorario en el año 2007.

La gestión del Prof. Bestard en la Cátedra de Pediatría representó el parteaguas de la historia de la pediatría paraguaya. Formalizó el entrenamiento en pediatría formulando un programa de residencias de 3 años de duración, al cabo del cual se otorgó al graduado el título de Especialista en Pediatría, anticipándose en más de 2 décadas al reconocimiento de la especialidad por la Universidad Nacional de Asunción. Organizó la Cátedra por especialidades. Acogió sin egoísmo alguno a los diferentes médicos pediatras que regresaban del extranjero con diferentes especialidades consolidando con los mismos un verdadero hospital pediátrico. La formación que adquirían lo egresados de la Cátedra de Pediatría fue considerado comparable a programas de otros calificados centros pediátricos del extranjero, situación que puede sostenerse ya que los pediatras graduados en la Facultad de Ciencias Médicas fueron acogidos para realizar subespecialidades en los más prestigiosos hospitales de Latinoamérica.

La pediatría paraguaya lo recordará además como el fundador de la Terapia Intensiva en el Paraguay. Con su gestión personal, convenció a amistades particulares a que donaran el equipamiento de una Unidad de Cuidados Intensivos, lo que permitió el inicio de la Unidad en la Cátedra de Pediatría en el año 1985, además de alentar al entrenamiento en medicina intensiva de pediatras jóvenes en el extranjero. El Prof. Bestard se retiró de la titularidad de la Cátedra de Pediatría en el año 1992. Durante su ejercicio formó mas 60 médicos pediatras, que se distribuyeron por toda la geografía paraguaya. El Prof. Bestard fue un médico de constante actualización. Su entusiasmo por el estudio y el trato humanitario trascendía a todos los que de una y otra forma compartíamos sus intereses. No claudicaba ni aún con la edad, siempre dando clases y estudiando. Hasta su muerte dirigió las reuniones bibliográficas de la Cátedra de Pediatría, las cuales eran sesiones científicas donde se analizaban los conocimientos nuevos de la pediatría, con la misma solvencia que en los primeros años de su ejercicio profesional.

La Sociedad Paraguaya de Pediatría lo tuvo como uno de sus más importantes protagonistas. Ejerció diferentes cargos de la Comisión Directiva desde secretario de actividades científicas hasta la Presidencia, siendo además primer Presidente del Tribunal de Certificación. Con capacidad ejemplar de conciliar posiciones encontradas, organizó el Primer Congreso Paraguayo de Pediatría en el año 1982, siendo Presidente del Comité Organizador. Posteriormente fue nominado Presidente del IX Congreso Latinoamericano de Pediatría que tuvo lugar en Asunción en el año 1991, y fue electo miembro de la Asociación Latinoamericana de Pediatría. De esta manera la Pediatría continental lo reconocía como uno de sus mas brillantes exponentes. Como uno de los mas altos exponentes de la medicina paraguaya la Academia de Medicina del Paraguay lo tuvo como unos de sus mas importantes miembros numerarios.

La difusión del conocimiento pediátrico fue otra de sus fortalezas. Fortaleció la revista Pediatría, órgano oficial de la Sociedad Paraguaya de Pediatría, y fue autor de varios artículos científicos originales. En el año 1985 publicó el libro Temas de Pediatría teniendo como colaboradores a los miembros de la Cátedra de Pediatría. Este libro fue el texto básico de consulta por dos décadas de los estudiantes y médicos en formación ya que reunía no solo el conocimiento de la pediatría de ese entonces sino también la experiencia nacional en los diferentes temas que afectaban a la salud del niño. A nivel internacional fue miembro del Comité Editorial del Boletín del Hospital Infantil de México, una de las más importantes publicaciones en pediatría del continente. Por sus grandes aportes a la pediatría paraguaya, en el año 1994 la Sociedad Paraguaya de Pediatría lo nombró Miembro Honorario.

La Universidad Nacional, y en particular la Facultad de Ciencias Médicas, lo tuvieron como uno de sus baluartes éticos y morales. Fue miembro del Consejo Directivo de la Facultad en diferentes periodos, Director de Educación Médica, llegando a interinar en varias ocasiones el Decanato. No transigió con la dictadura, y se constituyó en un gran defensor de la autonomía universitaria. Jamás fue faccioso, y eligió a sus colaboradores por capacidad y no por filiación política. La Universidad Nacional de Asunción lo nombró en mérito a sus dotes intelectuales y éticas profesor emérito en el año 2000.

El Prof. Bestard fue el consultor de todos los Médicos Pediatras y de todos sus especialistas. Fue siempre la persona de confianza para los Padres y los pediatras contemporáneos y los mas jóvenes. Era el consultor obligado por consenso. Nunca debió ser impuesto. Su intervención era siempre oportuna. De su inmensa capacidad clínica y de sus actualizados conocimientos surgieron las opiniones e intervenciones más apropiadas y más justas. Pero su condición de consultor único alcanzaba el reconocimiento máximo por su capacidad de acompañar y consolar a hijos y sus padres y de fortalecer la confianza en sus Médicos de cabecera. El médico puede curar a veces, mejorar al paciente frecuentemente pero debe consolar siempre, lo repetía cuando se hallaba frente a un niño gravemente enfermo.

El Prof. Bestard tuvo una gran compañera, Gloria Pardo, con quien estaba por cumplir 50 años de matrimonio. Fue un padre ejemplar de cinco hijos, Javier, Adriana, Joaquín, Maria Gloria, y Carolina y 20 nietos. De las muchas definiciones de maestro, del Prof. Bestard podemos decir que fue sin discusión el mejor porque enseñó con tanta dedicación y humildad que siempre honró a sus discípulos. Como MAESTRO con mayúsculas no enseño solamente.

Medicina. Con el ejemplo de su vida enseñó moral y ética. En circunstancias en el que en la sociedad paraguaya se han trastocado los valores de honestidad, idoneidad, capacidad y dedicación profesional, la trayectoria profesional, académica y conducta de vida del Prof. Dr. Juan J. Bestard Mussi configura el ideal de modelo cuya figura iluminará generaciones de médicos y ciudadanos paraguayos.